Santiago del Estero: pelea con cuchillos entre padre e hijo termina con los dos muertos

Los dos cuerpos fueron trasladados al Centro de Salud Integran Banda para las correspondientes autopsias
Los dos cuerpos fueron trasladados al Centro de Salud Integran Banda para las correspondientes autopsias Crédito: Diario Panorama
Leonel Rodríguez
(0)
20 de septiembre de 2020  • 10:07

SANTIAGO DEL ESTERO.- El peor final. Ni al más retorcido guionista se le ocurriría una escena así. Padre e hijo batiéndose a duelo, los dos con cuchillo en mano, agazapados, dándose vueltas, buscando la manera de lastimarse. Como en esas peleas carcelarias, con media docena de testigos que rogaban a ambos que paren con esa locura, pero sin poder hacer mucho más que eso, porque el odio con el que se arremetían, acompañado de insultos y promesas de muerte les impedía meterse ya que podrían salir heridos. Se fueron lastimando tanto con los "puntazos" que uno murió en el lugar y el otro camino al hospital.

Oscar Ibáñez, de 53 años y su hijo de 17 años, Brahian Ibáñez, fueron protagonistas de esta suerte de duelo criollo que terminó con ambos muertos, cerca de Santos Lugares, Departamento Alberdi, en el interior santiagueño, a 177 kilómetros de la capital. La casa de don Oscar, conocido en el pueblo como "Oshky", fue el escenario de la pelea a cuchillazos.

Lo que la policía pudo recabar es que Brahian y otro de sus hermanos tenían una muy mala relación su padre, al que incluso golpeaban entre los dos. Según los testigos esta situación obligaba a que "Oshky" tenga a mano su escopeta, con la que bajo la amenaza de dispararles pudo salir airoso de varios intentos de agresión de sus hijos.

Todos estos antecedentes tuvieron su punto más álgido cuando hace unos días Oscar se trasladó hasta la casa de su hijo y se llevó a su pequeña nieta a su casa. La razón era el maltrato que Brahian le propinaba a su pareja, el cual era advertido por el hombre mayor, pero que recibía como respuestas amenazas.

La relación entre Oscar y Brahian estaba en su punto de mayor tensión y anoche, el menor, se presentó en la casa de su padre, pasadas las 8 de la noche y casi sin mediar palabras comenzaron con la pelea a cuchillazos.

El primero en caer fue Oscar. Su hijo le había asestado una estocada mortal, debajo del corazón. Cayó fulminado. Inmediatamente su hijo también se derrumbó en el piso. Su padre lo había herido con tres puntazos en el abdomen. Ya en la pelea, según los testigos, Brahian perdía mucha sangre, pero su juventud y la ira asesina lo mantenían en pie. Cuando vio a su padre en el piso, inmediatamente, aflojó el cuerpo, abrió la mano dejando caer su arma blanca, se le doblaron las piernas y se desplomó en el suelo, a poca distancia de un cuerpo del otro.

Según las autoridades médicas el menor de los Ibáñez murió camino al hospital de Santos Lugares. La causa de muerte fue un shock hipovolémico, que en términos no médicos es una importante pérdida de sangre por las heridas en su abdomen.

La policía, por orden la justicia del crimen de la provincia, trabajó hasta las primeras horas de hoy en el lugar, acordonando todo, recogiendo testimonios y secuestrando las armas blancas que se usaron para esta sangrienta y trágica pelea entre padre e hijo. Ambos cuerpos fueron llevados a La Banda para su autopsia y luego serán entregados a las familias.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.