Un albañil chino transformó su trabajo en un gimnasio y sus videos se viralizaron

Shi Shenwei, realiza su rutina de barra fija, en un andamio de una obra de construcción en un templo budista, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, realiza su rutina de barra fija, en un andamio de una obra de construcción en un templo budista, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter
Logró 1,2 millones de seguidores subiendo sus ejercicios a la red
(0)
18 de octubre de 2016  • 10:04

HUANGSHAN, China (Reuters).- En la mayoría de las obras de construcción los obreros esperan el almuerzo como el momento del bienvenido descanso para reponer fuerzas. No es el caso del albañil chino Shi Shenwei.

A los 23 años este obrero pasa el mediodía oscilando su cuerpo entre los andamios, con diferentes rutinas de gimnasia que lo han convertido en la última sensación de las redes sociales en China.

Edición fotográfica: Alfredo Sánchez

Shi Shenwei, empuja una carretilla donde se construye un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China,
Shi Shenwei, empuja una carretilla donde se construye un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China, Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

"Mientras que otras personas están comiendo o cantando en el karaoke, yo me concentro de lleno en lo que me gusta hacer", dijo Shi durante una entrevista en el interior del templo donde trabaja actualmente en la sureña provincia de Fujian.

Shi Shenwei (izq), escucha a su tío y capataz Shi Lijia, en una antigua casa de campo que sirve como dormitorio para los trabajadores en una construcción cercana a un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China,
Shi Shenwei (izq), escucha a su tío y capataz Shi Lijia, en una antigua casa de campo que sirve como dormitorio para los trabajadores en una construcción cercana a un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China, Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

Después de terminar la escuela secundaria, debido a su adicción a los juegos en línea, sus padres obligaron a Shi a sumarse al equipo de obreros de la construcción de su tío. En aquel entonces era un chico delgado y el trabajo en la obra era realmente duro.

"Era un chico muy débil. No podía ni atar un pollo", dijo Shi utilizando una frase habitual china para referirse a las personas frágiles.

Shi Shenwei, usa sus teléfonos para grabar su  rutina  de barra  fija, en donde se construye un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, usa sus teléfonos para grabar su rutina de barra fija, en donde se construye un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

Pero un día, Shi vio en internet un video donde se promovía una serie de entrenamientos para realizar en la calle, una especie de ejercicios de rutinas libres que se podían hacer en cualquier lugar y quedó enganchado con la idea.

"Yo encontré que podía tener otro cuerpo con estos ejercicios. Descubrí una fuente de energía que venía desde adentro de mi, algo que los juegos en línea nunca me hubieran podido dar."

Shi Zhenwei, tira de una carretilla en el sitio de construcción de un templo budista, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Zhenwei, tira de una carretilla en el sitio de construcción de un templo budista, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

Ahora, los videos de Shi -tomados por su primo desde múltiples ángulos con cuatro teléfonos inteligentes- se publican en Kuaishou, una aplicación de video móvil china, y tiene cerca de 1,2 millones de seguidores.

"¡Ya no sos un maestro, sos un dios!", escribió un fan después de ver una rutina de barras que terminó con Shi sostenido por sus brazos y con el cuerpo en posición horizontal.

"Sos mi modelo a seguir", escribió otro fan.

Shi Shenwei, realiza una rutina de barra fija, en un andamio de la obra en construcción de un templo budista,en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, realiza una rutina de barra fija, en un andamio de la obra en construcción de un templo budista,en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

Su combinación de giros, saltos y posiciones de gimnasia son de su propia creación pero adaptaciones de videos que vio en línea.

Shi Shenwei, demuestra su rutina de entrenamiento en el tejado de una casa antigua, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, demuestra su rutina de entrenamiento en el tejado de una casa antigua, en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

Sus compañeros de trabajo, la mayoría de ellos parientes de su ciudad natal, se preguntan de dónde saca tanta energía teniendo una jornada laboral de 10 horas.

Shi Shenwei, entrega un cubo de cemento a un colega, en un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, entrega un cubo de cemento a un colega, en un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

"La mayoría de la gente estaría cansada y esperando volver a casa para dormir, pero él trabaja y hace ejercicios todo el día, incluso cuando el resto está comiendo", dijo Shi Dachen, un pariente albañil de 52 años.

Su fama lo llevó a tener apariciones en shows de talentos chinos, e incluso se habla de darle un papel en una película. Y cuenta con el reconocimiento unánime de los gimnastas de todo el país.

Shi Shenwei, realiza una rutina de barra fija en un andamio en la obra de construcción de un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China
Shi Shenwei, realiza una rutina de barra fija en un andamio en la obra de construcción de un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou, provincia de Fujian, China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

"Es una verdadera inspiración para nosotros e inspira cada vez más a los jóvenes", dijo Bi Zhenbo, un entrenador que vive en Pekín. "Creo que está haciendo algo muy significativo."

Shi espera algún día abrir su propio gimnasio y ayudar a los jóvenes a evitar los problemas que enfrentó en su juventud.

Shi Shenwei  y su abuela, preparan el desayuno en la cocina en una casa antigua, que sirve como dormitorio para los trabajadores de una construcción cercana a un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou,China
Shi Shenwei y su abuela, preparan el desayuno en la cocina en una casa antigua, que sirve como dormitorio para los trabajadores de una construcción cercana a un templo budista en el pueblo de Huangshan, cerca de Quanzhou,China Fuente: Reuters - Crédito: Thomas Peter

"Los jóvenes tienen que aprender a luchar por lo que les interesa y no deben renunciar fácilmente", dijo. "Esto es lo que quiero transmitir a través de mis videos: una mente positiva que disfruta de la vida."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.