Bicentenario de una batalla decisiva

Hoy se recuerda el triunfo de Manuel Belgrano en Tucumán, de gran importancia para la conformación del territorio argentino y la consolidación de la Revolución de 1810
Lucía Marroquín
(0)
24 de septiembre de 2012  

Fue "la más criolla" de las batallas que se dieron en suelo argentino, según el historiador Vicente Fidel López. Una manga de langostas aterró a los realistas y confundió a ambos bandos.

Hoy es el bicentenario de la Batalla de Tucumán, que por única vez se conmemora con feriado nacional.

En 1812, meses después de haber izado la bandera en las barrancas del Paraná, Manuel Belgrano desobedeció las órdenes del Triunvirato, engañó al general español Tristán y cosechó, en Tucumán, el primer triunfo argentino del Norte –le seguiría la Batalla de Salta–.

Según la historiadora María Sáenz Quesada, estas dos batallas fueron decisivas para conformar el actual territorio argentino. "Además –explicó– el paso del ejército de Belgrano fue comprometiendo a las diferentes poblaciones en la seriedad de lo que se había emprendido en 1810."

Para Bartolomé Mitre, la Batalla de Tucumán fue gloriosa porque "contribuyó de una manera muy directa y eficaz al triunfo de la independencia americana".

En agosto, Belgrano llegaba desde Jujuy con un ejército de 1500 hombres, perseguido por el general realista Tristán –un criollo de Arequipa– y sus 4000 soldados.

Aunque el Triunvirato le había ordenado abandonar Tucumán y replegarse en Córdoba, Belgrano decidió desobedecer al gobierno y enfrentar a la avanzada realista.

"Si desobedecía y fracasaba lo podían fusilar –contó Quesada–, pero los hechos fueron favorables e hicieron que Rivadavia no pudiera exigirle una respuesta."

Su estrategia fue hacer que el general enemigo creyera que se dirigía directamente a Santiago del Estero, abandonando Tucumán.

Sin embargo, lo esperó cerca de esa ciudad, mientras Juan Ramón Balcarce reunía gente y armas. En doce días, Belgrano organizó las tropas, a las que se habían sumado vecinos tucumanos y grupos de Catamarca y Santiago del Estero.

"Belgrano supo valorar las devociones locales, como la Virgen de la Merced, a la que le dedicó el triunfo –explicó Sáenz Quesada–; eso lo ayudó a consolidarse entre la población. Combinó las ideas de la Ilustración con las prácticas religiosas heredadas de los españoles."

El general Belgrano, que según Sáenz Quesada "sabía escuchar y hacerse aconsejar", fue asesorado en la batalla por el Barón de Holmberg, a cargo de la artillería. La estrategia militar adoptada en la lucha fue elogiada por el general José María Paz en sus Memorias.

El 23 de septiembre, el general Tristán y su ejército llegaron a la ciudad y encontraron a Belgrano. El 24, a pesar de que los realistas duplicaban en número a los criollos, no lograron derrotarlos. El 25, Tristán se dio por vencido y se retiró hacia Salta.

"Desde el presente, se puede rescatar la responsabilidad de desobedecer que tienen los jefes cuando las circunstancias lo exigen y la gran solidaridad del pueblo."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.