Cartas de papel: ¿una especie en extinción?