Casillas con puertas de frazadas en la autopista

Familias enteras se instalaron allí
(0)
10 de mayo de 2003  

SANTA FE (De una enviada especial).- A la altura del terraplén y a lo lejos, desde la lancha de la Prefectura, se divisa una fila de casitas armadas sobre la autopista de Circunvalación, cortada en ambos extremos por el agua.

A medida que se acerca la nave, se ve un puñado de chicos que corretean. Ya de cerca, se aprecia la ingeniería casera: se trata de cuatro "departamentos" montados sobre el guard-rail y divididos por maderas. Los tirantes de las camas hacen de paredes. Las mantas, de puertas.

Todas las casitas del barrio El Arenal -pegado al San Lorenzo- están cubiertas por el agua. Mientras cocina el guiso que servirá de almuerzo para los 30 habitantes del campamento, Roberto Villalba no deja de mirar el barrio. Todavía no entiende cómo pasó lo que pasó. "Fuimos corriéndonos a medida que subía el agua y terminamos acá. Estamos sobreviviendo, pero no podemos irnos porque te roban hasta las chapas. Nosotros vinimos con lo puesto, por suerte ahora nos dieron ropa", explica. Sus hijas Daniela (7) y Sofía (4) lo ayudan a cortar un morrón en pedacitos. El resto de la prole, Marcos (6) y Estefanía (2), juega cerca.

La primera noche de la inundación, la del martes 29, la pasaron a la intemperie. "Lloviznaba y nos tapamos con un plástico porque los chicos estaban descalzos y semidesnudos", recuerda Rosana, su mujer. Al día siguiente, con las chapas que arrastró el agua, armaron las casitas.

Tienen medio metro de altura y adentro se apilan los colchones. Sobre los techos se acumula lo poco que consiguieron rescatar: ollas, frascos, zapatos, bolsas con comida. Sobre el techo de lo que les corresponde a los Fernández hay un loro. Pide "papa" cada vez que alguien se le acerca y levanta con el pico el vaso de plástico que tiene por comedero. Abajo duerme Mario, de un año, en el hueco libre del colchón tirado en la tierra que alguna vez fue banquina y hoy es piso. "Apenas nos salvamos nosotros", resume Alejandra, su mamá. Raquel está embarazada de cuatro meses y comparte sus dos metros cuadrados con su marido y sus hijos Gabriela (6), Marcelo (10) y Mariana (12). Se alegra de que todos se conocieran de antes. "Vivíamos cerca. Ahora estamos más juntos todavía", se ríe.

Tránsito

  • Los conductores que se dirijan a Santa Fe desde la Capital deberán tomar la ruta nacional 12 hasta Gualeguay, Entre Ríos, y allí empalmar con la ruta provincial 11 hasta Paraná y cruzar el túnel subfluvial. El cronograma de tránsito pesado por la ruta 11 es de 9 a 14 y de 22 a 6; liviano, de 6.30 a 9 y de 14 a 20; transporte de pasajeros, sin restricciones de horarios; túnel subfluvial, sin restricciones.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.