Confesiones de una adicta al sexo: "Llegué a tener relaciones con seis tipos en una noche, pero cambié por mi hijo"

Lauirie Woodruff es una joven británica que relató en un libro cómo su obsesión por lo sexual controlaba su vida
Lauirie Woodruff es una joven británica que relató en un libro cómo su obsesión por lo sexual controlaba su vida Crédito: Instagram
(0)
11 de marzo de 2019  • 18:12

Laurie Woodruff es una mujer de 30 años de la localidad de Sheffield, en Gran Bretaña, que pasa sus horas entre el estudio y el cuidado de su hijo Harry, de 18 meses. Ella confiesa que su pequeño fue el que le cambió la vida, y el que la ayudó a salir de una obsesión que la dominaba por completo y que consumía sus horas: la adicción al sexo, por la que incluso llegó a tener relaciones con seis hombres en la misma noche, mientras su novio observaba.

"El sexo me controla a mí y a mi vida. Yo lo permito, pero tengo miedo que un día me destruya. La adicción roe mi alma. Nunca estoy satisfecha, siempre quiero más. Cada acción que hago, es por amor al sexo", señala la propia Woodruff en un libro, Diario de una adicta al sexo, que ella misma escribió como una manera de exorcizar su enfermedad, de superarla y de poder realizar un profundo cambio en su vida.

El objetivo del libro, que está relatado de una manera "cruda", es el de poder ayudar a otras personas que estén atravesando una realidad similar a salir de ese flagelo que puede destruir la vida social de las personas.

La mujer cambió su vida por su pequeño hijo Harry, de un año y medio
La mujer cambió su vida por su pequeño hijo Harry, de un año y medio Crédito: Instagram

"Puse el sexo por encima de todo: mi carrera, mis amistades, mi bienestar. Fue un tema que nunca estuvo fuera de mi mente", señaló la mujer al diario británico The Sun. Allí, también contó el punto débil de su adicción: "Yo buscaba encuentros potencialmente peligrosos y volvía a las mismas relaciones destructivas una y otra vez".

Entre las confesiones de la joven británica, escritas de manera "brutalmente honesta" en su libro, ella cuenta que su obsesión comenzó a ser parte de su vida desde los 12 años: "Perdí mi virginidad siendo menor y aunque sabía que era incorrecto no podía detenerlo. Mis deseos se extendían a ambos sexos".

Woodruff también contó que en su vida se acostó con unos 200 hombres y que ya no puede contar el número de sus conquistas. A los 20 años, la mujer participó en una fiesta sexual en la ciudad de Liverpool, en donde tuvo una de sus experiencias más extremas, al compartir la noche con seis hombres a la vez, mientras su novio de entonces observaba la escena.

En las páginas de Diario de una adicta al sexo se relata "cruda y brutalmente" los momentos más bajos de la vida de la autora
En las páginas de Diario de una adicta al sexo se relata "cruda y brutalmente" los momentos más bajos de la vida de la autora Crédito: Instagram

La obsesión por el sexo continuaba, y cada vez se salía más de control: "Estaba acostándome con varios hombres a la semana y ni siquiera tenía ganas. Me sentí sin la capacidad de controlar mis deseos y recurriría al sexo para calmarme todo el tiempo", relató la joven británica.

Su vida siguió por la senda de la promiscuidad, ayudada por los contactos que conocía a través de diversas redes sociales, que apenas al ponerse en contacto con ella, ya concertaban una cita sexual. En estos tiempos, la autora del Diario de una adicta al sexo tuvo unas seis parejas oficiales, pero ellos la abandonaban al no poder tolerar su agitada vida sexual.

El último de estos seis hombres fue Ian, el papá de su pequeño bebé, Harry que es el que le terminó cambiando la vida a la joven adicta. Ella se dio cuenta que necesitaba ayuda cuando dejaba en un segundo lugar a su hijo porque estaba "demasiado ocupada obsesionándome con el sexo":

Cuando dos hombres empezaron a acosar a Woodruff y no dejaban de molestarla, ella reaccionó: "Me di cuenta de que tenía que priorizar a mi bebé y entré en un grupo para adictos al sexo".

La mujer se unió a un grupo de adictos al sexo y asegura que hace más de cuatro meses no tiene relaciones
La mujer se unió a un grupo de adictos al sexo y asegura que hace más de cuatro meses no tiene relaciones Crédito: Instagram

Allí conoció a muchas otras mujeres que habían atravesado sus mismos problemas. Una vez más en calma con su vida. Laurie pudo recorrer los puntos más bajos de su adicción para elaborar su libro. En él asegura que su vida cambió y que su salvación comenzó en el momento en que decidió "aceptarse" a sí misma.

La joven también reconoce que desde que acude a las reuniones de adictos al sexo pudo mantenerse célibe por más de cuatro meses. Sin embargo, Woodruff asegura que no pierde su parte sexual: "Soy una persona sexual, siempre lo he sido y siempre lo seré, y no hay vergüenza en eso. Pero encontré la manera de canalizar la energía sexual excesiva a otras cosas, como mi carrera. Antes, mi adicción me controlaba, pero ahora la controlo yo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?