Eclipse solar total 2019: así se vivió el evento astronómico del año

La Secretaría de Ciencia y Técnica de la Provincia, la Plaza Cielo Tierra y la Universidad Nacional trabajaron en conjunto varios meses para preparar los escenarios que se montaron en cuatro puntos de Córdoba para seguir el eclipse
La Secretaría de Ciencia y Técnica de la Provincia, la Plaza Cielo Tierra y la Universidad Nacional trabajaron en conjunto varios meses para preparar los escenarios que se montaron en cuatro puntos de Córdoba para seguir el eclipse Fuente: AFP
Gabriela Origlia
(0)
2 de julio de 2019  • 19:28

LA POBLACIÓN, Córdoba.- Se hizo un silencio absoluto entre la multitud cuando el eclipse solar comenzó a entrar en su etapa final; hubo lágrimas de emoción y abrazos hasta que explotó una ovación en el momento en que la oscuridad fue total. Así terminó de vivirse la fiesta en este pueblo, de unos mil habitantes, en el Valle de Traslasierra, que multiplicó por cuatro su población.

Al calor de la oscuridad hubo promesas de tratar de ver otros eclipses, de ahorrar para seguir este tipo de fenómenos. La velocidad pareció más lenta que la marcada para el reloj: el cielo empezó a ponerse rojizo y el conteo del locutor marcó -unos segundos antes de que se produjera- la fase total del eclipse. Después, de la noche corta la luz volvió tenue.

El momento de eclipse total - Fuente: Gobierno de San Juan

06:37
Video

Los mexicanos Antonio Martínez y Guadalupe García festejaron sus bodas de plata en medio de la plaza de La Población; estaban paseando por la Argentina cuando, hace dos días, escucharon que este pueblo era el mejor lugar para ver el fenómeno.

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

"No lo dudamos, vimos dónde era y nos vinimos", dice Martínez a LA NACION. Están parando en la capital provincial desde anoche y esta madrugada viajaron a Traslasierra a festejar sus 25 años de matrimonio. Vieron otro eclipse solar total en la Ciudad de México hace "mucho" y aseguran que la experiencia fue "grandiosa"; estuvieron encantados de repetirla. "Ansioso no, feliz. Más todavía porque fue inesperado. Poder estar acá y ver un fenómeno así en nuestro aniversario", repite él.

A media mañana la plaza comenzó a transformarse en un campo de picnic gigante: reposeras, lonas, mate y puestos de comidas y artesanías se mezclaron con telescopios, lentes, vidrios de soldador y juegos de sombras. Por el escenario fueron mezclándose músicos, bailarines y astrónomos.

Cuando el eclipse estaba al 30% -un camión del Gobierno de Córdoba lo transmitió completo desde el cerro Los Linderos, a 2500 metros - la astrónoma Carolina Chapero del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba comenzó a explicar, de manera muy simple y didáctica, cómo es el proceso de un eclipse y a reiterar las medidas de seguridad que se debían seguir.

La experta vivió una emoción especial (terminado el fenómeno, se le caían unas lágrimas) porque recordó ante este diario que su abuela siempre le contaba que cuando vio el de 1947 en el campo donde vivía no sabía qué era. "Ella se encerró, temía que fuera el fin del mundo. Ahora se me da a mí esta oportunidad; otra generación, otra formación. Es fuerte", describió.

La Secretaría de Ciencia y Técnica de la Provincia, la Plaza Cielo Tierra y la Universidad Nacional trabajaron en conjunto varios meses para preparar los escenarios que se montaron en cuatro puntos de Córdoba para seguir el eclipse.

Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima

Daniel Barraco, físico y director del centro de ciencias Plaza Cielo y Tierra, explicó hubo factores que favorecieron la observación desde Córdoba: el sol ingresó a la zona oeste de la provincia ya más bajo y por la altura de La Población y su orientación al oeste, se logró una buena visión.

Cuando pasó por Traslasierra el sol estuvo a unos siete grados, una altura ideal de observación. Después, a medida, que iba cayendo fue más dificultoso apreciarlo.

Turismo y meditaciones

Según las estimaciones científicas, la experiencia se repetirá recién en 2394 en la Argentina; ese también fue motivo de bromas entre los asistentes que jugaban a fijar lugar de reunión para ese encuentro.

Traslasierra es llamada el "Tíbet serrano" ya que sus habitantes entienden que el cerro Champaquí genera una energía "especial" por los minerales que guarda. Por esas razones, a los turistas que llegaron con el sólo interés de seguir el eclipse se sumaron muchos otros que realizaron el viaje para hacer caminatas y meditaciones.

"Una conexión diferente, una energía distinta. Es el premio a haberme mudado hace un tiempo desde Buenos Aires para buscar otra conciencia, una vida más tranquila", apuntó Susana desde su puesto de tejidos artesanales.

Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima

Ese escenario fue propicio para que los científicos y los astrónomos espontáneos incluyeran en sus relatos los aspectos místicos de los eclipses y repasaran como en la antigüedad fueron fenómenos ligados indistintamente al mal augurio para los monarcas en el poder como a una buena señal por los guerreros que partían a combate.

Varias agencias de turismo organizaron excursiones desde distintos puntos del país, por lo que para los intendentes de La Población, San Javier y Luyaba el eclipse abrió una posibilidad para promocionar las localidades y para que los comerciantes y hoteleros de la zona vivieran un "mini anticipo" de las próximas vacaciones de invierno.

Para Barraco esta fue una oportunidad clave -que se inició hace unos cuatro meses- para difusión de la ciencia. Entrenaron a estudiantes, docentes y personal de los municipios que atravesó la franja del fenómeno. "Es muy alentador ver la gente que se movilizó y el interés que se generó", afirmó. Este es el primer eclipse total en la Argentina en la era de las redes sociales.

El clima acompañó desde el inicio de la jornada. El cielo diáfano de Traslasierra y el sol brillante generaron una atmósfera ideal para la fiesta; ya la noche del lunes los visitantes pudieron contemplar las estrellas desde la "plantación de telescopios" que realizó Cielo Tierra.

A las 17:42 en punto La Población quedó a oscuras (también apagaron las luces artificiales); fue el momento de más emoción, inquietud y selfies. Nadie quiso dejar de guardar el recuerdo.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.