El ADN puede explicar por qué nos gusta el chocolate y un cierto perfume