El sentido común, clave para el éxito del rastrillaje

No existe un protocolo sobre cómo proceder
Valeria Musse
(0)
13 de diciembre de 2009  

Sentido común. Es el elemento esencial e imprescindible para que un rastrillaje en una investigación policial y judicial no falle y pueda tener resultado positivo.

Así lo explicaron a LA NACION especialistas e investigadores de los ámbitos policial y judicial. La mayoría de las personas consultadas no quiso opinar sobre lo sucedido en el caso Pomar, pero contaron sus experiencias en otras causas que tuvieron a su cargo.

Ni la Policía Federal ni la bonaerense tienen un protocolo de cómo hacer un rastrillaje. Las órdenes son dadas por los instructores judiciales y los jefes policiales a cargo de los operativos, coincidieron en afirmar esos voceros.

"El rastrillaje es una operación policial en la que se desmantela un terreno con personas, perros y todo lo necesario para buscar lo referente al caso que se investiga. Hay que caminar por el predio; recorrerlo minuciosamente. Se lo rastrilla de acuerdo con el sentido común. De ser necesario o si queda alguna duda, se vuelve a recorrer el mismo lugar varias veces", afirmó el fiscal platense Marcelo Martini, uno de los encargados de la investigación por la desaparición de Julio López.

Juan José Maraggi, fiscal del departamento judicial de Zárate-Campana, aportó un dato que, quizás en el caso Pomar, hubiera sido determinante: el pedido de colaboración a baquianos. El representante del Ministerio Público lo hizo en un rastrillaje en la Reserva Natural Otamendi, en Campana. El resultado fue positivo: se logró hallar el cuerpo de la víctima de un homicidio.

"Se debe pedir ayuda a baquianos que conozcan la zona y aporten su experiencia en el lugar", agregó Maraggi. Y explicó que los campos o montes situados a la vera de las rutas se deberían rastrillar con caballo, pero que, lamentablemente, la caballería de la policía bonaerense está asignada a los operativos de seguridad en el fútbol.

Guillermo Atencio, juez de garantías platense, explicó: "El rastrillaje no es un medio de prueba regulado en el código de procedimiento, como sí lo es, por ejemplo, el testimonio en rueda. Se hace de acuerdo con el sentido común. Si se busca un arma de fuego, no se hace mediante el empleo de un elemento volador, por ejemplo".

Un veterano investigador, que trabajó en importantes causas de repercusión nacional, afirmó: "Se debe rastrillar una zona para encontrar lo que se busca. Si un lugar tiene una difícil visión aérea, se debe inspeccionar caminando o transitarlo con la ayuda de caballos. Hay que agotar todas las posibilidades".

El comisario inspector (R) Luis Vicat explicó: "El rastrillaje deriva de la práctica de los rescatistas. Existen distintos tipos: «en cuña», cuando un agente va al frente y, a sus costados, en ve, se van abriendo otros policías. Sirve para lugares con muchos accidentes geográficos; «en línea», los efectivos son separados cada tantos metros y caminan por el lugar por ser «peinado», entre otros métodos".

El fiscal platense Marcelo Romero espetó: "Con el caso Pomar, volvemos al tema de la capacitación de las fuerzas de seguridad. Se supone que el policía vial tiene que saber algo de caminos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.