En 10 años, aumentó 23,8% la matrícula de chicos de entre 3 y 5 años en los jardines

Es por la mayor atención sobre el nivel inicial, según un estudio del Observatorio Argentinos por la Educación
Es por la mayor atención sobre el nivel inicial, según un estudio del Observatorio Argentinos por la Educación Fuente: Archivo
Julia D'Arrisso
(0)
21 de mayo de 2019  

La cantidad de chicos que concurren a las salas de 3 a 5 años aumentó un 23,8% en 10 años, según estableció el último informe del Observatorio Argentinos por la Educación. Si bien la cifra parece alentadora a primera vista, durante los últimos dos años se percibió una desaceleración, principalmente para el ingreso de los más pequeños, que, según los especialistas, se debe a la falta de incentivos e infraestructura.

El informe se realizó sobre la base de los datos de la Dirección de Información y Estadística Educativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología sobre la evolución de la oferta de jardines de infantes de entre 3 y 5 años entre 2007 y 2017, que acumuló un 23,8% entre esos años. Tal como se detalló allí, el 2007 había 1.364.909 alumnos en jardines de infantes, de los cuales el 69% asistían a instituciones de gestión pública. Para 2017, esa cifra se elevó a 1.689.666 chicos y el porcentaje de concurrencia en los establecimientos estatales llegó al 68,5%.

El informe especificó, en primer lugar, que esta evolución se explica por la mayor atención que se presta a la escolarización temprana. "La relativamente baja matrícula de 3 años de edad en parte se explica porque la escolarización es obligatoria a partir de los 4 años y la mayor presencia de oferta de servicios por fuera del sistema educativo para edades más tempranas", se detalló.

Además, el documento puntualizó en otras cuestiones: que el crecimiento de matrícula se dio de manera dispar para las edades consideradas, ya que para la sala de 5 aumentó 4,8% en los 10 años considerados, mientras en sala de 4 años se incrementó en 43,8% y en la de sala de 3 años, 41,9%. Más precisamente, en 2017 se registraron 720.459 chicos en la sala de 5 649.907 en la de 4 y 319.300 en la de 3.

Otro de los ítems que destacó el informe está vinculado con la infraestructura: cuando en 2007 se contaba con 16.054 unidades educativas, para 2017 la cifra se elevó a 18.225. Esto representó un incremento de 10,4% durante ese lapso. En tanto, según el Ministerio de Educación de la Nación, desde 2016 se construyeron 1479 aulas de jardín de infantes y existen 1365 salas adicionales licitadas.

En este sentido, Gustavo Iaies, especialista en educación del Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP) y autor del informe, determinó la necesidad de complementar las obras con un proyecto pedagógico.

"Un modelo de metas de infraestructura que se enuncian pero no se cumplen hace que resulte muy difícil para la sociedad exigir rendición de cuentas o seguimiento de metas y objetivos de la política educativa", dijo.

En cuanto a las diferencias geográficas, las provincias en las que la matrícula percibió un incremento mayor fueron Santa Cruz (con un 59,1% acumulado en 10 años), La Pampa (52,6%) y Mendoza (50,4%). En contrapartida, los distritos que presentaron los índices de menor crecimiento durante la década analizada fueron Santa Fe (8,5%) y la ciudad de Buenos Aires (11,9%).

"Es importante tener en cuenta tanto las diferencias poblacionales entre jurisdicciones como las diferencias en cobertura en 2007, al comienzo del período considerado. En otras palabras, es esperable que el crecimiento de la matrícula sea menor en jurisdicciones con mayores niveles de cobertura al inicio del período", estableció el informe.

Iaies explicó a LA NACION que si bien hay un incremento en la cantidad de matrículas, eso responde a un hábito cultural, pero "el crecimiento fue inferior a lo que ocurría históricamente. En los últimos dos años es menor".

Los motivos que explicaron esta desaceleración en la comparación con años anteriores, según el especialista, tienen que ver con falencias en "la infraestructura y el incentivo a las familias".

"Es muy bueno que los chicos construyan vínculos, socialicen y no estén todo el día en casa. Para esto, hay que crear infraestructura. Faltan muchas aulas, no hay duda", sostuvo Iaies.

Y agregó: "La sala de 5 está más instalada, la de 4 también -ya que ambas son obligatorias-, pero la de 3 es más difícil porque hay padres que prefieren que los chicos se queden en la casa, por hábito cultural".

Regulación

El énfasis al que se refirieron los especialistas en relación con la escolarización temprana reside en la obligatoriedad de la sala de 4 años, medida que se promulgó por medio de la ley nacional 27.045 a fines de 2014.

Esta iniciativa pretendió expandirse hasta los tres años, ya que en 2016, el Gobierno envió al Congreso un proyecto para convertir en obligatoria la educación inicial a partir de esa edad.

En ese momento, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó la iniciativa con 206 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones. Sin embargo, el proyecto no avanzó en el Senado, donde se definiría a partir del financiamiento que podrían destinar las provincias. Si no se vota este año, el proyecto para volver obligatoria la educación desde los tres años podría perder estado parlamentario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.