En Martínez, el fuego terminó con el clásico teatro Bristol

El incendio, supuestamente originado en el sistema eléctrico, lo destruyó
(0)
8 de diciembre de 2009  

Sólo quedaron los fierros derretidos y los esqueletos de las 1600 butacas quemadas. En las paredes, impregnado, el hollín. Algunas puertas internas de vidrio en el piso, hechas esquirlas. Ayer, en tres horas, un incendio destruyó el clásico teatro Bristol, situado en la Avenida del Libertador 1861, en Martínez.

Las llamas se iniciaron pasadas las 13. En cuestión de minutos, se convirtió en un fuerte incendio que destrozó todo el techo, junto con las instalaciones. Fueron los vecinos de los negocios cercanos y personal de la Defensa Civil que se encontraba casualmente por la zona los que avisaron rápidamente a los bomberos. Ocho camiones cisterna, con una capacidad de 1800 metros cúbicos, intentaron en vano apagar las llamas, según confirmó Alejandro Marchetti, comandante jefe de bomberos, que coordinó la difícil tarea de detener el voraz incendio. En el operativo se cortó la avenida y se evacuó a los vecinos afectados por las llamas.

Marchetti declaró que se desconocen las causas del siniestro y que el hecho es investigado. Sin embargo, Fernando Godoy, jefe de Defensa Civil de Martínez, maneja una hipótesis: "Al parecer, un trabajador detectó el principio de incendio en el sistema eléctrico; abrió las puertas y el viento avivó el fuego". Sólo a las 16.30 pudo ser dominado. Pero las pérdidas materiales eran totales. Cristina Bentivogli, dueña del teatro (cuyo padre, Ido Bentivogli, fue el creador del teatro, que primero fue cine), no podía creerlo. "¿Cómo es que se puede incendiar el teatro? ¡¿Cómo?!", repetía.

Con lágrimas en los ojos, muchos vecinos consternados se acercaron a contemplar lo ocurrido. El Bristol había abierto sus puertas en 1933 como cine, pero desde 1947 funcionaba como teatro. Su extinguido escenario recibió a grandes artistas nacionales e internacionales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.