La FDA emitió un comunicado en el que advierte a las embarazadas consultar al médico antes de tomar analgésicos