La confitería La Giralda está en crisis y su dueño la puso a la venta