La historia de un padre de guarda que adopta niños con enfermedades terminales