La justicia canadiense resolvióque Daniela vuelva con su madre

Un tribunal de ese país dispuso que la niña quede a cargo de Gabriela Osswald quien regresaría a la Argentina en los próximos días.
(0)
15 de febrero de 1996  

Daniela Wilner hija de Eduardo Wilner y Gabriela Osswald pareja que hace un año cobró notoriedad cuando debatió ante los tribunales porteños la custodia de la niña fue entregada en tenencia por la Justicia de Canadá a su madre.

La sentencia establece que la menor de seis años deberá permanecer junto con su madre durante ocho meses en tanto que pasará con Wilner cuatro meses al año.

Así lo confirmaron a La Nación en comunicación telefónica desde Canadá el abogado Jeffrey Wilson que representó a Osswald en el juicio de tenencia tramitado ante los tribunales de Ontario y las abogadas Mónica Graiewski y Eliana Groisman que patrocinaron a Eduardo Wilner durante el juicio que tuvo lugar en la Argentina.

El juicio

Osswald y Wilner de nacionalidad argentina viajaron hace varios años a Canadá donde el segundo cursaba estudios de posgrado. Allí nació Daniela.

Tiempo después de que la relación de la pareja se deterioró comenzaron los problemas con la tenencia de la niña.

Sin embargo Osswald en lugar de presentarse ante la justicia canadiense para discutir el régimen de tenencia trajo a la niña a nuestro país y pretendió hacerlo ante nuestros tribunales. Ello suscitó un conflicto pues la madre se negaba a aceptar el exhorto de un magistrado canadiense que había ordenado entregar la niña a Wilner mientras se tramitase el proceso.

Finalmente y a pesar de la influencia que ejercieron diversos sectores del oficialismo para que la niña permaneciera en nuestro país la Corte Suprema de Justicia debió rechazar el recurso extraordinario que había presentado la mujer contra la sentencia de una jueza de primera instancia y de la Cámara Civil que dispusieron que debía entregar la menor a Wilner.

El padre llevó a Daniela a Canadá donde comenzó a tramitarse un proceso por tenencia ante la Justicia de ese país -cuya competencia surgía de tratados internacionales-.

Finalmente el juicio comenzó el 22 de enero último y en la audiencia declararon veinte testigos. Uno de éstos fue Florencio Varela abogado de Osswald en la Argentina que explicó cómo funcionaba la Convención de los Derechos del Niño -que a su entender fue indebidamente aplicada por nuestra Justicia porque el proceso de tenencia debía haber tramitado en nuestro país si según afirma se hubiera interpretado correctamente el tratado- así como la importancia que la figura de la madre tiene en nuestra sociedad para los hijos.

El proceso duró catorce días y la jueza Linda Walters dictó anteayer la sentencia: la diferencia en el tiempo que la niña debe permanecer junto a la madre (8 meses) con respecto al que pasará al lado de su padre (4 meses) se funda en la circunstancia de que Daniela debe concurrir a la escuela.

Por ello se cree que el domingo próximo llegará Gabriela junto con la niña a nuestro país pues Daniela comienza las clases el 1° de marzo.

Apelación

Las abogadas sostuvieron que "nuestro cliente va a apelar -hoy- esta sentencia" al tiempo que adelantaron que Wilner "ya elevó a la Justicia un pedido de no innovar para evitar que Gabriela pueda irse de Canadá con su hija antes de que se concrete la apelación".

Según Graiewski Eduardo teme dados los antecedentes que su ex esposa no le permita ver a Daniela . Por esta razón la apelación se efectuará lo antes posible tal vez mañana .

A pesar de que el fallo concede la tenencia de la niña a su madre Groisman destacó que "el régimen de visitas es muy amplio". La abogada de Wilner afirmó que "Daniela deberá vivir con su papá cuatro meses por año" un período equivalente a la suma de los recesos escolares de invierno y verano.

Además mientras Daniela permanezca en la Argentina puede ser visitada por la familia del padre si viene a verla a nuestro país y por los familiares de éste.

Para las profesionales que representaron a Wilner en las actuaciones judiciales desarrolladas en nuestro país durante 1995 es probable que la jueza haya privilegiado la poca edad de Daniela al disponer que la tenencia de la menor recaiga sobre su madre.

Las abogadas quienes ayer se comunicaron telefónicamente con Wilner dijeron a La Nación que "Eduardo está muy triste y sorprendido por esta definición judicial" y comentaron que "Daniela está un poco angustiada porque ya se enteró de las novedades del caso".

En tanto Wilson abogado de Osswald en Canadá afirmó a La Nación que está "esperanzado en que Wilner no apele porque la solución judicial a la que arribó la jueza se compadece con el sentido común. Entiendo que el gobierno argentino tiene la misma esperanza".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.