La loca del "taper", la mujer que compra helado y lleva su propio envase

Dafna compra helado y lleva su propio tupper
Dafna compra helado y lleva su propio tupper Crédito: DIEGO SPIVACOW / AFV
Evangelina Himitian
(0)
12 de agosto de 2019  • 17:12

En la cartera de la diseñadora Dafna Nudelman siempre hay un tupper. No sólo eso: también hay una botella para cargar agua, un juego de cubiertos de madera y un sorbete de metal. Además, una bolsa reutilizable y, si piensa pasar por la verdulería, un ejército de bolsitas de tela más pequeñas con la leyenda "tomates", "cebolla", "papa", "zanahorias". En cada una, cabe un kilo. Cuando quiere algo rico, Dafna sale de su casa, en Almagro y camina hasta la heladería de la vuelta, donde ya la conocen por su apodo: "La loca del taper", así, con A, como suena. Así la bautizaron la primera vez que, en mayo del año pasado, puso su propio tupper sobre el mostrador y pidió un cuarto de dulce de leche granizado, chocolate y granizado. El heladero la miró desconcertada, pero cuando ella le explicó el motivo, accedió a su pedido. Le pesó el contenedor vacío y después se lo llenó de helado. "No, no me pongas cucharita. Traje la mía", le dijo.

Ver esta publicación en Instagram

[R]Kit #zerowaste para #reducir descartables de un sólo uso ¡todos los días![R] Estos son algunos de los elementos que hoy me ayudan a evitar algunos descartables (no todos). Este "kit" no lo compré hecho, es medio un frankenstein que fui armando a lo largo de los años. Algunas cosas las hice, como la bolsa de tela Lisa [R] ; y algunas las encontré de casualidad, ?? como el tupper de silicona plegable. ?? Pero para otras cosas que buscaba y acá todavía no se vendían, aproveché viajes de personas cercanas para conseguirlos afuera, como la botella. [R] [R] Por suerte cada vez hay más proyectos locales con consciencia que ven la necesidad y apuestan por productos como estos. El primer objeto de este kit fue la bolsa plegable, un regaló de mi mamá hace más de 5 años que no dejé de usar. Practiquísima para tener siempre en la mochila. Pero. quiero también resaltar que la movida o el estilo de vida #zerowaste en Instagram a veces puede ser un poco engañoso. o al menos confuso. ?? No. No llevo todo esto conmigo todo el tiempo. A veces quiero salir más ligera, a veces tocó lavarlos y me los olvido, a veces llevo alguno y no otro. tampoco podemos cargar tanto peso todo el tiempo! ???[R] Quizás haya quienes sostienen que se pueda, con muuucho esfuerzo, hacer realmente *cero* basura, pero yo creo que hoy NO es posible. Tampoco es una preocupación que pueda tener espacio en todas las realidades y no vamos a hacer un cambio real si sólo somos un par de loquitos que nos obsesionemos con lo imposible mientras muchos más siguen en piloto automático sin ni enterarse de la emergencia. Necesitamos generar masa crítica, más gente consciente y preocupada! [R][R][R] Y si reduciendo nuestra basura podemos predicar con el ejemplo, generar conversación e inspirar a otros, adelante! [R][R] [R]Pero tengamos en mente la frase que dice: "No necesitamos algunas personas perfectas haciendolo perfecto. Necesitamos muchas personas haciendolo mejor" y si los productos nos ayudan, genial![R] [R] Por eso, se viene un... ¡SORTEO! [R] ¡Con un montón de productos de proyectos argentinos! ¿Te gusta la idea? ¿Qué tenés en tu kit, qué te falta? ¿Qué te gustaría incorporar a tu rutina para evitar descartables? [R]

Una publicación compartida de La loca del taper | Dafna N (@lalocadeltaper) el

"Me encanta el helado, pero un día me empezó a parecer ridículo que cada vez que iba a la heladería volvía con un potecito de telgopor, que es un material plástico y difícil de reciclar. Entonces decidí llevar mi propio contenedor. Y una vez que lo hacés, te das cuenta que es tan sencillo como tomar la decisión", cuenta.

Dafna Nudelman en Radio Cultura 97.9

05:04
Video

No pasó mucho hasta que Dafna se convirtiera en La loca del taper en las redes. Su cuenta en Instagram ( @lalocadeltaper) hizo furor. Tiene casi 20.000 seguidores y su foto de perfil es ese tupper plegable amarillo que siempre va en su cartera. "Soy una antiinfluencer, porque lo que propongo es consumir menos. Soy una activista del no. Mi slogan es, si es descartable, no gracias. El tupper siempre va conmigo. A veces vacío, otras veces, lleno. Si un día me quiero comprar comida, tengo la forma de evitar la bandejita de plástico", explica.

Militancia tupper

Su militancia se inscribe tanto en la lucha contra el plástico como en el desafío de la basura cero, donde el primer blanco son los materiales descartables y de un solo uso: primero fueron las bolsas de supermercado. Después, las pajitas que se prohibieron en Pinamar, Mar del Plata y también en la ciudad de Buenos Aires. Y ahora la mira está puesta en las botellitas individuales.

¿Por qué el mundo pone en jaque al plástico de un solo uso? La razón es de reducir la enorme cantidad de basura que llega a los océanos: unas 600.000 toneladas al año. Y más del 80% de la basura de los mares es plástico. A este ritmo, advierten, para 2050, en el mar habrá más plástico que peces, según estimó recientemente el Foro Económico Mundial. Los objetos de plástico descartable, que no se reciclan y generan un fuerte impacto, sobre todo cuando van a parar al mar: los peces y aves los comen enteros y mueren atragantados. Cada argentino utiliza unos 43,2kg de plástico por año, según datos del sector, y sólo el 24% de los residuos plásticos domésticos se reciclan post-consumo.

Nueces y castañas en bolsita de tela
Nueces y castañas en bolsita de tela Crédito: DIEGO SPIVACOW / AFV

La lucha de Dafna empezó en 2010, cuando estudiaba Diseño en la UBA y formó parte del proyecto FADU Verde: para reciclar apuntes, maquetas, cartones y todos los materiales que rodean al estudio de las carreras como diseño y arquitectura. En noviembre próximo, viajará a Shenzhen, China para ser parte del proyecto Unleash, que es un laboratorio de innovación global que reúne a personas de todo el mundo para transformar 1000 ideas personales en cientos de ideas y construir redes globales duraderas en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Ella representa al país en el objetivo "Consumo responsable".

¿Cómo reacciona el heladero cuando le muestra el tupper? "Suele haber resistencia", explica Dafna. "Hay un proyecto de ley en Diputados para prohibir los plásticos de un solo uso. Y ahí el tema de la bromatología es un límite. Muchos establecimientos tienen miedo de aceptarte el tupper porque tienen miedo de lo que puede llegar a pasar. Y tiene lógica. Pero ahora nos damos cuenta también que es ridículo que estemos aportando un material eterno que lo usamos apenas cinco minutos, tenemos que repensar cómo hacemos para que no ocurra", dice.

Siempre le hacen la misma pregunta: ¿No puede reciclar? "Sí y no. Es un mito. Apenas el 9 por ciento del plástico a nivel mundial se recicla. Es una ilusión que creamos para no sentir culpa. El mejor residuo es el que no se genera", insiste.

Un cuarto de helado en tupper
Un cuarto de helado en tupper Crédito: DIEGO SPIVACOW / AFV

El cambio de hábitos llegó de a poco a su vida y se fue expandiendo a las distintas áreas: En el baño de la casa de Dafna, el shampoo es en barra y el cepillo de dientes, de bambú. Hay copa menstrual en lugar de toallitas, protectores diarios de tela que se meten en el lavarropas, detergente natural hecho en casa: para desengrasar usa agua y vinagre, que dice es su limpiador universal.

Cada seis meses compra un bidón de cinco litros y se asegura de reutilizarlo después. Para lavar otro tipo de vajilla, disuelve jabón blanco en una botellita. Al vinagre, le agrega cáscaras de cítricos y asegura que la limpieza y desinfección sea total, sin contaminantes. Para poner el lavarropas también tiene opciones, según cuenta en los videos y post de su Instagram: el jabón es de los que se compran y se rellenan, ella elige una empresa que usa materiales biodegradables. Tiene su compostera, donde recicla sus residuos orgánicos con lombrices californianas. Otro cambio: dejó de comprar leche. No porque no la consuma. "No me hice vegana ni pienso hacerme. Pero como vivo sola, el consumo de leche es poco. Entonces compro leche en polvo y el impacto en envases en mucho menor", dice. Pero todos esos cambios no llegaron de la noche a la mañana.

Ver esta publicación en Instagram

La vida y obra de un cepillo de dientes [R] [R]Se fabrica, se exhibe, se vende, se usa unos meses, quizás se reusa otros más, y... se tira. Se supone que tenemos que hacer esto 4 veces por año, en promedio más de 300 veces en nuestra vida. ¿Nos imaginamos 300 cepillos por persona? Son unos cuantos miles de millones en todo el país. [R] Hace unos meses hablé del problema de diseño de los cepillos convencionales, y la alternativa más #zerowaste que tenemos disponible hoy son los cepillos de bambú @merakibambu [R] Habiendo estirado un poco más de la cuenta su vida útil (shh) a estos ya les llegó la hora de irse al compost, así que aquí vemos un poco "la evolución" de los cepillos. [R] [R]Primero uno de los convencionales que tengo hace muchísimos años. Lo uso en la cocina, y una buena idea es doblarles el mango con calor para que lleguen a limpiar cositas de difícil acceso (se puede experimentar doblando diferentes partes para diferentes usos) [R] [R] Después vienen los de bambú: el reemplazante nuevo, uno usado que se va a limpiar las cosas de las plantas, y otro ya desarmado, mango y cerdas ya separadas, que se van al compost y al ecoladrillo respectivamente. [R] Les había pintado las puntas con esmalte para diferenciarlos y para proteger la madera de la humedad. (Lijé el esmalte para tirarlo al compost, y sí, suma un piquitín más de basura) [R] Aunque no se consigan de cerdas biodegradables, diría que el 99% del residuo en un cepillo es el mango, y eso sí está resuelto. Veremos a mitad de año cómo viene esa descomposición (dicen que son 180 días=6 meses). ?? ¿Ya probaste cambiar tu cepillo por uno de bambú? ¿Ya lo metiste al compost y nos podes contar qué pasó? ¿Qué haces cuando a un cepillo le llega su hora? ¿Alguna idea para reutilizarlo? ¿Alguien probó los de bambú y no les funciono? También quiero saber esas experiencias! . #zerowaste #residuocero #zerowasteblogger #zerowasteargentina #zerowastebathroom #bamboo #biodegradable

Una publicación compartida de La loca del taper | Dafna N (@lalocadeltaper) el

Para evitar el plástico hay que tener siempre la guardia alta, dice. En la verdulería, por ejemplo, Dafna lleva sus propias bolsas de tela para evitar las bolsas pequeñas que se usan para cada tipo de verduras o frutas. Además, dice, suele simplificarle la compra porque ya sabe qué cosas necesita cada semana. "En Buenos Aires se instaló el uso de la bolsa reutilizable gracias a la ley. Pero lo cierto es que todos tenemos un ejército de bolsas reutilizamos y está mal porque significa que no las estamos volviendo a usar. Si las coleccionamos es peor, porque la huella de producción es mayor que la de una bolsa tradicional", dice.

Las compras en la dietética, con su propia bolsa de tela
Las compras en la dietética, con su propia bolsa de tela Crédito: DIEGO SPIVACOW / AFV

La reacción ante el no de Dafna es dispar. Por un lado, cuando dice que no quiere la bolsa o el vaso plástico, algunos vendedores se la quedan mirando, como diciendo "pero es gratis". Como si lo descartable fuera un derecho adquirido. Pero también es una buena oportunidad para conversar con otros clientes que le preguntan por qué. "Al principio me preguntaban si era más económico. Ahora, muchos entienden a qué apunto y les da una idea para hacer lo mismo", agrega.

Ante el acto automático requiere que estemos atentos y digamos no, yo sin cucharita

"Yo no demonizo el plástico. Es un material que nos trajo mejoras en muchos aspectos. Hay usos específicos. Lo que yo pido es por favor no más plásticos descartables. En todo lo que es salud, en jeringas, en materiales estériles, en cuestiones que interviene la bromatología no se debe prescindir del plástico. También en esto se está avanzando y se están desarrollando plásticos biodegradables, hechos a partir de materiales vegetales, en lugar de utilizar hidrocarburos. Pero los plásticos que se usan para la salud deberían ser la última batalla que libremos", explica.

Ver esta publicación en Instagram

La posta es composta(r) :P ??[R][R] ? El año pasado para mi cumpleaños pedí de regalo una compostera de @compascomposteras para tener más espacio a lo alto en mi mini balcón.? .? Pero para empezar, arranqué con el tacho de pintura que se ve atras, le hice agujeros y lo decoré con contact tipo "textura tierra". @laurapaonessa fue mi inspiración para armar el #compost y durante mucho tiempo lo hice sin lombrices, hasta que mi papá me trajo algunas (y la diferencia es notable!)? . ? Para mi es mágico ver como con muy poco esfuerzo (de mi parte) mis restos #organicos, (casi el 50% de los residuos urbanos!) se transforman en abono fértil en cuestión de semanas! Es fundamental tomar conciencia de que los restos de fruta y verdura que nos acostumbramos a tirar, si los separamos #NoEsBasura ¡En la naturaleza no existe el concepto de "Basura"!? .? Compostar es más fácil de lo que parece, y compostar en departamento puede parecer imposible pero se puede! No requiere demasiado lugar, no tiene olor ni atrae bichos si está bien equilibrado. y para quienes tienen la suerte de tener algo de jardín o terraza, casi no hay excusas! ? .? Mi proceso fue pura prueba y error: se me pudrió al principio y aprendí la importancia del #equilibrio entre húmedo y seco. Con algo de tiempo y paciencia le fui tomando la mano.? . ? Si todavía no lo haces y te da curiosidad, sabé que ¡hay equipo! La @redcompostaje reune a muchos emprendimientos y organizaciones que se dedican a enseñar cómo hacerlo. compartí tus dudas o #tips si ya lo haces y aprendemos entre todos!? ...? #composting #zerowaste #residuocero #compostera #lombricompost #vermicompost

Una publicación compartida de La loca del taper | Dafna N (@lalocadeltaper) el

La decisión de llevar su propia botella y llenarla con agua de la canilla es uno de los hábitos que más se ha contagiado entre sus seguidores. "Se descartan millones de botellas por minuto en el mundo. Muchas de esas botellas son de agua, cuando en muchas ciudades el agua de red es potable. Podríamos utilizar una botella reutilizable. No necesitamos que el agua, que en la mayoría de los casos no es ni es mineral, viaje cientos de kilómetros. Esto va generar resistencia de la industria", apunta.

Por supuesto que es más cómodo salir de casa sin una cartera tan equipada. Pero, dice, vale la pena el esfuerzo. "Hay muchos productos que estamos consumiendo a los que podríamos buscarle alternativas. El plástico existe desde hace unos 70 años, menos que una vida humana. Pero es un material que dura 400 a 500 años. Es decir que los primeros plásticos todavía no se llegaron a degradar. Es más, si Colón hubiera traído vasitos plásticos en las carabelas, todavía seguirían en América. En un microsegundo en la historia de la humanidad, llenamos el planeta de plástico. En la exploración del océano más profundo, encontramos plástico y en la cima de la montaña más alta, también. Esta es una crisis de magnitud enorme. Pero tenemos que empezar a cambiar toda esta comodidad que nos trajo el mercado", asegura.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.