Llegan los monopatines eléctricos de uso compartido para revolucionar el tránsito porteño

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Evangelina Himitian
(0)
19 de abril de 2019  • 13:58

MOSCÚ.- Van a revolucionar el transporte urbano, tal como ocurrió en las grandes ciudades del mundo. Los monopatines a motor de uso compartido van a llegar a Buenos Aires muy pronto. En julio, unas 1000 unidades empezarán a rodar por la ciudad y se convertirán en las estrellas del transporte alternativo.

En apenas dos meses y medio arrancará la prueba piloto que el gobierno porteño lanzará para luego concesionar el servicio. Hasta ahora son tres las empresas que se presentaron para participar, pero podrán ser más. La idea es testear cómo se integra el monopatín al tránsito porteño y, a partir de diciembre, incorporarlos de forma permanente.

El anuncio lo hizo esta tarde Esteban Galuzzi, subsecretario de Tránsito y Transporte porteño, durante la Cumbre de Líderes de Transporte Público, que reúne a los responsables del tránsito de las principales ciudades del mundo, para escuchar cómo hicieron algunas ciudades, como Moscú, Berlín, Amsterdam, Madrid, Montreal y sobre todo, la número uno, Singapur, para ordenar la ciudad. Se trata de un encuentro convocado por la Unión Internacional de Transporte Público (UITP, según sus siglas en inglés) y el gobierno de Moscú a la que fue invitada Buenos Aires por ser la ciudad de América latina que mejor se ubicó en los ranking que evaluaron medidas concretas adoptadas por los gobiernos locales para ordenar el tránsito.

El metrobus, la tarjeta Sube, la peatonalización de calles y avenidas, la extensión del subte y las estaciones de bicicletas gratuitas fueron los caballitos de batalla de Buenos Aires como "caso de éxito", según definió la propia UITP. "El caso de Buenos Aires es un buen ejemplo de cómo, ciudades con menos recursos que las capitales de los países desarrollados, pueden tener estrategias que generen un impacto positivo en el trasporte urbano", destacó uno de los organizadores.

Cómo funcionarán

A diferencia de las bicicletas, los monopatines a motor no serán gratuitos. El desbloqueo costará 25 pesos, y entre 6 y 8 pesos el minuto según la demanda. Es decir que un viaje de 25 cuadras, que se calcula que se hace en diez minutos, saldrá entre 85 y 105 pesos. A nivel mundial generalmente se cobra el equivalente a un dólar por el desbloqueo, más 25 centavos el minuto, es decir unos 10 pesos.

Se pagará con tarjeta o en efectivo, mediante una aplicación y el costo será similar al de la tarifa de un taxi. Por eso, se usa para tramos cortos. Aunque se espera que existan grandes promociones y descuentos en el lanzamiento y que la competencia haga bajar los precios hasta el valor real del mercado.

En las grandes ciudades no se usa como un medio de transporte en sí mismo, ni como un medio recreativo sino que se lo llama "el vehículo de la última milla". Es decir, que en lugar de caminar 15 cuadras, después del subte para llegar a casa, o de tomar un colectivo, los porteños puedan elegir el monopatín como alternativa para un tramo relativamente corto.

Otra particularidad es que no habrá estaciones. El usuario deberá entrar a la aplicación desde su teléfono para localizar dónde hay un monopatín cerca suyo, caminar hasta ahí y después de desbloquearlo desde el celular, trasladarse hasta su destino. Aunque en la etapa piloto deberá dejarlo en locales designados para eso, después de que se regule el uso de monopatines compartido, podrá dejarlo en los cuadrados designados que habrá en las veredas. En otros países, no es necesario ni siquiera llevarlo a una estación. El usuario puede dejarlo en la puerta de su casa.

En otros países es habitual que las empresas que operan el servicio opten por un modo colaborativo. Que le ofrezcan pagar una suma determinada a aquellas personas que colaboren con ellos: que junten los monopatines que queden cerca de su casa, los carguen por la noche y a la mañana los devuelvan a las estaciones de partida.

Antes de llegar a Moscú, Galuzzi estuvo en Helsinki, donde el sistema funciona como casi todo en Finlandia: a la perfección. El propio subsecretario probó allí el servicio y lo usó para trasladarse hasta la estación de tren. Algunas de las empresas que participarán de la prueba piloto en Buenos Aires también están presentes en Helsinki.

"Sabemos que lo más importante para los vecinos es llegar rápido a casa o al trabajo disminuyendo los tiempos de viaje. Por eso a la red de metrobuses, ciclovías y las distintas políticas de mejora del transporte público, sumaremos esta nueva alternativa de movilidad. Los monopatines eléctricos son ágiles, cómodos y se usan en las principales ciudades del mundo para realizar viajes cortos y conectar con el transporte público", apuntó el subsecretario.

Dónde estacionarlos

Según explicó Galuzzi, existen conversaciones con empresas como Starbucks y Farmacity, para que inicialmente, en la etapa de prueba piloto, los monopatines se dejen allí.

A nivel mundial, se explicó, existen tres modelos: uno es el que funciona con estaciones fijas, como las bicicletas, pero mediante alianzas con privados. Pero para este tipo de vehículo se hace menos práctico porque se supone que se use para hacer trayectos cortos para los que no existe otra conectividad. El otro modelo es el que funciona por áreas: es decir, se crean zonas de estacionamiento en las veredas, en determinados barrios. El tercer modelo es el que permite dejar el monopatín en cualquier lugar.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Para que lleguen los monopatines todavía falta que la Legislatura porteña apruebe el proyecto de reforma de la ley de tránsito que envió el gobierno porteño para incorporar y definir la figura del monopatín eléctrico como medio de locomoción autorizado. Después la Secretaría de Transporte emitirá una resolución para establecer las condiciones de uso. Es decir, para circular en monopatín a motor será obligatorio usar un casco, el vehículo tendrá un límite de 25 km por hora, y se podrá circular por bicisendas, ciclovías y por la calle o avenidas, excepto por la 9 de Julio, cuando no haya una senda exclusiva. No se podrá circular por la vereda.

La incorporación de monopatines eléctricos al tránsito se inscribe en línea con las tendencias de lo que ocurrió en las grandes ciudades que lograron mejoras en el ordenamiento de su tránsito como Berlín, Madrid, Montreal, Amsterdam. Y también, aquí, en Moscú, donde es habitual ver a personas transitar en monopatín, en su versión tradicional o motorizados. Tanto chicos que van a la escuela como hombres de traje rumbo a la oficina.

Esta ciudad también ensanchó recientemente sus veredas en grandes avenidas y es por allí por donde avanzan los monopatines. Incluso los monociclos a motor, pueden verse en la zona del centro, usados como medio de transporte.

¿Por qué incorporar el monopatín? Los responsables de transporte de distintas ciudades explicaron que ofrecerle más opciones a los habitantes para trasladarse de un lugar al otro, opciones verdes, como ellos las llaman, es decir sin impacto ambiental, es una de las medidas que desalienta el uso del auto particular, y que favorece el uso de la red de transporte público. Desde bicicletas, monopatines, autos de uso compartido, colectivos que funcionen a demanda, entre otras medidas.

Además, se dijo, el monopatín suele ser más amigable que la bicicleta y un primer paso para después sumarse al universo de los ciclistas. En las calles de Buenos Aires cada vez son más las personas que circulan por las ciclovías, sobre todo en Palermo y en Belgrano, a bordo de sus propios monopatines. Y a partir de julio, también podrán circular con los monopatines eléctricos compartidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.