Margarita II se despidió de Argentina con el afecto de la colectividad danesa en Tandil

Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil
Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Darío Palavecino
(0)
20 de marzo de 2019  • 19:20

TANDIL.- En línea, cuesta arriba de la sierra que deja vista plena al Lago del Fuerte, alumnos de escuelas públicas y privadas agitan banderas argentina y danesa. Ella los saluda sonriente, con una mano en alto y la otra ocupada en sostener la capelina que el viento fresco le quiere arrebatar, aun cuando viaja en un auto eléctrico hasta el monumento que recuerda a Juan Fugl, pionero de una colectividad que asomó aquí a mediados del siglo XIX y hoy, 53 años después de su primera y última visita a esta ciudad, le demuestra su más cálido afecto.

Margarita II, reina de Dinamarca, responde con gestos de cortesía. Elogia las bellezas naturales de estas sierras, se sorprende por el fuerte arraigo de tradiciones de su país y se emociona cuando se ve en las fotos publicadas en las páginas de la edición del 27 de marzo de 1966 del diario local Nueva Era que reflejaban aquella histórica escala.

Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil
Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

"Velkommen", le dicen sin gritar, porque la monarca camina vestida con chaqueta y pollera fucsia casi al lado de la gente pero si tomar contacto físico con ellos. Apenas un gesto, un saludo cercano y la caminata a paso lento que sigue, siempre rodeado de algunos de sus custodios que poco trabajo tuvieron en este paso sereno y prolijo por una de las cunas argentinas de la inmigración danesa.

"Es hermosa, me genera una felicidad enorme volver a verla por acá", dice a LA NACION Johanne María Emilia Bramsen, que tiene 95 años, anda con bastón y se aseguró lugar cercano para al menos cruzar mirada bien directa con la misma persona a la que vio llegar como princesa, aquí mismo y hace más de medio siglo. "Mi padre vino al país como talabartero y nosotros mantuvimos muchas de las costumbres de su país", dice esta mujer que reside en La Dulce, zona de fuerte presencia danesa al igual que todo el frente que abarcan los partidos de Necochea, Tres Arroyos y San Cayetano.

La reina estuvo en Tandil poco más de seis horas, las últimas que pasó en el país. A media mañana llegó al aeródromo acompañada de su hijo Federico, príncipe heredero del trono, que se mantuvo casi en segundo plano. El programa de actividades incluyó una primera escala en aquel monumento a Fugl, reconocido porque fue quien aglutinó a sus compatriotas arribados a estas pampas y avanzó con el desarrollo de puntos de encuentro. Por ejemplo, la Iglesia Luterana Danesa, inaugurada en 1877. Tres años antes había sido elegido intendente, cuando le ganó por un voto a Ramón Santamarina.

Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil
Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

En ese mismo templo estuvo ayer Margarita II, donde participó de una ceremonia religiosa con no más de medio centenar de personas que colmaron la capacidad del lugar. Allí compartieron una oración y luego, desde el órgano de tubos ubicado más cerca de la cúpula, sonaron los acordes de los himnos "El amor de Dios" y "En el Este el sol se levanta". Ella cantó este último, de memoria. El cierre fue con el tradicional pedido de bendición y protección a toda la familia real. "Hacerlo delante de la propia Reina fue muy fuerte y especial, conmovedor", reconoció a LA NACION el pastor Joel Nagel, representante de la congregación de Necochea.

Esta visita se esperó aquí con mucha ansiedad. "Era un secreto a voces desde el año pasado pero recién se nos confirmó hace muy pocos meses", destacó Alicia Larsen, presidenta del Centro Danés local, que se define "argentina de punta a punta" pero "danesa por todos lados" ya que sus cuatro abuelos eran nacidos en Dinamarca.

La presencia de alumnos de distintos establecimientos de la ciudad en uno de los actos fue advertida a los responsables del protocolo real. "La reina había sugerido que los chicos no participen porque consideraba que no debían faltar al colegio por su visita, pero aceptó cuando le explicaron que era una salida educativa", explicó Larsen.

Valeria Güida y Patricia Ferreyra, docentes de la escuela provincial N°53 de Tandil, acompañaron a los alumnos de 6°B. "Durante estos días previos se tomó la llegada de Margarita II para trabajar en clase sobre Dinamarca y distintos tipos de gobierno, desde la democracia a la monarquía", detallaron a LA NACION.

Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil
Margarita II se despidió de Argentina con una visita a Tandil Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

Como en aquella visita de 1966, volvió a ser parte de un acto oficial de bienvenida en el Salón Blanco del palacio comunal. Entonces el anfitrión fue el intendente José Lunghi. Esta vez la recibió su hijo, Miguel, ahora al frente del gobierno municipal. "Es la ciudad que ha hecho de dos naciones como Dinamarca y Argentina una pequeña patria en común", le dijo el mandatario antes de entregarle las llaves de la ciudad. Ambos, junto al príncipe Federico y el vicegobernador Daniel Salvador, luego salieron al balcón para saludar a unas 500 personas que, otra vez con banderas danesas y argentinas, expresaron cariño y reconocimiento.

"Hemos tenido unos días maravillosos en la Argentina", dijo la reina en conferencia de prensa, acompañada de su hijo. Destacó el encuentro que tuvo con el presidente Mauricio Macri y su esposa y la reunión agradable con Lunghi. Pero resaltó aún más su satisfacción por el objetivo principal de esta visita, que era "visitar a tantos daneses y descendientes que viven por aquí". Con unos 200 compartió un almuerzo criollo antes de despedirse de Argentina.

Con atuendos típicos, decenas de ellos la rodearon en cada una de sus actividades. Clara Christensen, Mariana Löhr Cecilia Wulff y Grabriela Theill son hijas y/o nietas de daneses y hoy son parte de Fulke Dans Tandil, una agrupación de baile tradicional. "Polcas y rondas son nuestros ritmos", explican sobre música que se interpreta con violines, acordeones y flautas. Y con pasos sencillos, que se comparten en familia. "Nuestros chicos de 2 a 12 años son parte del grupo", resaltan para destacar que la tradición se mantiene. Y que Dinamarca, desde la llegada de Fugl a estos descendientes de compatriotas, ahora con la Reina presente, sigue aquí más viva que nunca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.