La costa. Más playa y menos hormigón, la apuesta para el verano