Murió Bartolomé Mitre, el director de LA NACION

El director del diario LA NACION, Bartolomé Mitre, en su despacho
El director del diario LA NACION, Bartolomé Mitre, en su despacho Fuente: LA NACION
Fernando Laborda
(0)
25 de marzo de 2020  • 18:11

El director de LA NACION , Bartolomé Luis Mitre , falleció hoy, a los 79 años de edad, en un sanatorio de esta capital, al que debió ser trasladado de urgencia el martes pasado por dolencias en su salud.

Tataranieto del general Bartolomé Mitre, quien fundó este diario el 4 de enero de 1870, el doctor Mitre nació el 2 de abril de 1940, hijo de María del Rosario Noales y de Bartolomé Mitre. Estaba casado con Nequi Galotti y tenía cinco hijos: Dolores, Rosario, Bartolomé, Esmeralda y Santos.

Desde muy joven sintió un particular amor por el campo y la naturaleza, al igual que fascinación por los caballos árabes y por el polo, deporte que practicó durante cuarenta años. Se destacó por su sencillez y su cordialidad, que le valieron no solo el respeto sino además la estima y el afecto de quienes pasaron por LA NACION . También sobresalió por su sentido del humor, aun en los momentos en que debió atravesar serios problemas de salud, que sobrellevó con notable fortaleza.

Magdalena Ruiz Guiñazú, Hermenegildo Sábat, Bartolomé Mitre y José Ignacio López en el Museo Mitre. El director de LA NACION recibe la Pluma de Honor de la Academia Nacional de Periodismo (2012)
Magdalena Ruiz Guiñazú, Hermenegildo Sábat, Bartolomé Mitre y José Ignacio López en el Museo Mitre. El director de LA NACION recibe la Pluma de Honor de la Academia Nacional de Periodismo (2012) Fuente: Archivo

Dos años después de recibirse como abogado en la Universidad de Buenos Aires, se incorporó a LA NACION en 1966. Fue sucesivamente adscripto a la administración, gerente de ventas, subadministrador y administrador del diario, hasta que en agosto de 1982, fue designado al frente de la dirección periodística, lugar que había quedado vacante tras la muerte de su padre.

Se destacó por su sencillez y su cordialidad, que le valieron no solo el respeto sino además la estima y el afecto de quienes pasaron por LA NACION

Además de dirigir LA NACION , desde donde bregó incansablemente por la defensa de la libertad de prensa, fue miembro del directorio de Papel Prensa S.A., empresa de la que también fue vicepresidente y presidente. Fue asimismo fundador y presidente del Grupo de Diarios América.

Fue reconocido como académico emérito de la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa, al tiempo que numerosas entidades, tales como el International Press Institute, la International Law Association y el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), lo contaron entre sus miembros.

Bartolomé Mitre en una disertación en la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Panamá (1997)
Bartolomé Mitre en una disertación en la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Panamá (1997) Fuente: Archivo

Innumerables distinciones internacionales recibió el doctor Mitre en reconocimiento a su trayectoria profesional y en mérito a su vocación por el estrechamiento de los vínculos con el mundo. Entre ellas, varias condecoraciones de países extranjeros, tales como las órdenes del mérito otorgadas por los gobiernos de Italia, Brasil, Colombia, Alemania y España; la Orden de Caballero de la Legión de Honor de Francia y la Orden del Sol de Perú.

También fue reconocido con distinciones de la agencia española de noticias EFE y de la Fundación Severo Vaccaro, y con el premio Agustín Edwards McClure, otorgado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En 1997, obtuvo el premio Konex de Platino en la categoría Dirección Periodística.

Al recibir de manos de los reyes de España, en 2014, el premio Luca de Tena, otorgado por el centenario diario español ABC a las trayectorias periodísticas sobresalientes, Mitre afirmó: "Ni la democracia ni el Estado de Derecho pueden ser concebibles sin ese valor fundamental que es la libertad de expresión, pilar de todas las otras libertades que enaltecen la condición humana. Razón por la cual he sostenido siempre que sin libertad de prensa no habrá libertad".

Bartolomé Mitre en su despacho de la redacción de LA NACION en la calle Bouchard (1997)
Bartolomé Mitre en su despacho de la redacción de LA NACION en la calle Bouchard (1997) Fuente: Archivo

Fue un asiduo participante activo en las reuniones anuales de la SIP, de cuya junta de directores formó parte, donde debatió sobre la situación de la libertad de prensa en el continente. Un valioso testimonio de su permanente prédica por estos principios fue la publicación, en 1990, del libro titulado "Sin libertad de prensa no hay libertad".

Innumerables distinciones internacionales recibió el doctor Mitre en reconocimiento a su trayectoria profesional y su vocación por el estrechamiento de los vínculos con el mundo. Entre ellas, las órdenes del mérito otorgadas por los gobiernos de Italia, Brasil, Colombia, Alemania y España

Las páginas de esa obra dan cuenta de la militancia del director de LA NACION en favor de un derecho esencial para la vigencia y la consolidación de la democracia. De una doctrina que toma como referencia las enseñanzas que dejó el propio general Mitre cuando, allá por 1852, en los debates previos al Acuerdo de San Nicolás, expresó: "Soy de los que piensan que es preferible irse un poco más allá en materia de libertad, que quedarse más acá o irse un poco más allá en materia de autoridad o despotismo. Los males que puede ocasionar la libertad se remedian con ella misma. Es como la lanza de Aquiles, que cura las heridas que abre". O del recordado principio enunciado por Thomas Jefferson, principal redactor de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, quien afirmó: "Entre un gobierno sin prensa libre y una prensa libre sin gobierno, me inclinaría por esta última alternativa".

La prédica de esos valores, necesarios para el desarrollo de un periodismo independiente, era vital durante los tiempos en que Mitre condujo este diario. Tiempos de la ansiada transición hacia la democracia que dio un paso fundamental con las elecciones de 1983, que consagraron presidente de la República a Raúl Alfonsín, junto con el restablecimiento de las libertades públicas. Y tiempos más recientes en los cuales se debió hacer frente a inusitados ataques contra la labor periodística y contra los medios de comunicación que se opusieron a ser cooptados por el poder político.

Ni la democracia ni el Estado de Derecho pueden ser concebibles sin ese valor fundamental que es la libertad de expresión, pilar de todas las otras libertades que enaltecen la condición humana
Bartolomé Mitre al recibir el premio Luca de Tena otorgado por el diario ABC (2014)

En sus numerosas disertaciones ante distintos ámbitos académicos del país y del extranjero, el director de LA NACION sostuvo que la historia de la civilización occidental es, en medida sustancial, la historia de la libertad del hombre y que la libertad es la base a partir de la cual se estimula el espíritu creador del hombre. "La libertad no es un don gratuito: se debe luchar por ella en una tarea incesante. La libertad se conquista a diario", puntualizó.

Bartolomé Mitre recibe la orden de mérito de España de manos de los reyes Felipe VI y Letizia (Madrid, 2014)
Bartolomé Mitre recibe la orden de mérito de España de manos de los reyes Felipe VI y Letizia (Madrid, 2014) Fuente: Archivo

Su concepción sobre el valor de la libertad de prensa se sustentaba en la idea de que el ejercicio de la soberanía por el pueblo solo puede cumplirse cabalmente cuando la ciudadanía tiene acceso a la más amplia información, cuando puede conocer todas las opiniones sobre asuntos de interés general y cuando éstas gozan de la posibilidad de difundirse sin obstáculos. Es así como el esquema constitucional de equilibrio de poderes, que impide los despotismos y garantiza el funcionamiento del régimen democrático, tiene como condición necesaria la libertad de expresión. Y de allí -según sostuvo Mitre- que sin libertad de prensa, el entero edificio constitucional resultaría vacío de sustento, casi como un castillo de arena que la primera ola derrumbará.

La libertad de prensa era para Mitre "el oxígeno que vivifica el cuerpo de la Nación". Si se suprime aquella, la Nación pierde sus mejores energías creadoras. "Por esta razón es que sin libertad de prensa no hay libertad", concluyó el director de LA NACION .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.