Murió Esther Tusquets, la "gran señora de la edición"

Durante 40 años, estuvo al frente de la prestigiosa editorial Lumen, que logró llevar al español obras de Umberto Eco, Virginia Woolf y James Joyce; además, publicó a Quino en España
(0)
23 de julio de 2012  • 21:49

BARCELONA, (AFP). - La escritora, traductora y editora catalana Esther Tusquets, "gran señora de la edición" según la agente literaria Carmen Balcells, y responsable de publicar en su editorial Lumen la tira de Mafalda, así como la obra de Umberto Eco y Virginia Woolf, murió en Barcelona hoy a los 75 años.

La editora falleció en el Hospital Clínic de Barcelona de una pulmonía, y luego de años de lucha contra el párkinson.

Así se apaga una trayectoria pionera en el mundo de la edición en español, al que Esther Tusquets aportó una visión marcadamente femenina, abierta, valiente y moderna que se inició en el contexto de un momento difícil: la España sometida a la dictadura franquista.

Nacida en 1936 en Barcelona, en el seno de una familia acomodada catalana, Tusquets se licenció en Filosofía y Letras en 1959, pocos años antes de tomar las riendas de una editorial, Lumen, a cuyo frente estaría durante 40 años de su carrera profesional.

Su llegada al mundo editorial fue fruto de una casualidad más que por pura vocación, como ella misma confesaría después. Sin embargo, Tusquets imprimó su marca a la literatura en español: con el transcurso de los años Lumen sería reconocida como la editorial exigente de libros de calidad que publicó, entre otros, a autores como Virginia Woolf, Umberto Eco, Margaret Atwood, Camilo José Cela, Miguel Delibes, James Joyce o autoras como Susan Sontag por primera vez en español.

Vocacion tardía

En la última etapa de su carrera afloró su tardía vocación de escritora, que se inició con la publicación en 1978 de El mismo mar de todos los veranos, una trilogía a la que siguió El amor es un juego solitario (Premio Ciudad de Barcelona en 1979) y Varada tras su último naufragio.

Una vez que abandonó parcialmente su labor como editora, al vender Lumen a Random House Mondadori, Tusquets se dedicó a una literatura más 'memorialista', con obras como Confesiones de una editora poco mentirosa, Confesiones de una vieja dama indigna o Tiempos que fueron junto a su hermano, Òscar Tusquets, fundador de la editorial que llevaría su famoso apellido.

El recuerdo

Muchos fueron los que destacaron la gran valentía de esta mujer, conocida también por llevar a los españoles por primera vez el humor cínico y universal de la popular Mafalda.

"Era una mujer de gran osadía intelectual. Lamento muchísimo su muerte", dijo el editor argentino Daniel Divinsky, fundador y actualmente a cargo de Ediciones de La Flor.

"Tuvimos una relación personal y profesional sumamente cercana y afectuosa", dijo Divinsky, que tomó contacto con Tusquets en 1970, cuando por primera vez la editorial Lumen publicó la exitosa tira de Joaquín "Quino" Lavado.

Divinsky, editor de Quino en Argentina, recordó también la generosidad de la editora que con uno de sus gestos le permitió sortear un momento financiero difícil.

"En una época donde había una enorme brecha entre la moneda argentina y el euro, Esther nos cedió los derechos de El nombre de la rosa, la novela de Umberto Eco, y eso fue muy beneficioso para nuestra editorial", dijo.

Para el editor, la audacia de Tusquets también quedó reflejada en "la publicación de una bellísima colección de poesía y de la traducción definitiva del Ulises de James Joyce".

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) de México lamentó igualmente la muerte de la escritora, a la que consideró "una de las mejores voces de la narrativa española" y diversos escritores mexicanos recordaron su papel para promover textos de gran calidad.

"Como editores los Tusquets se caracterizaron por promover ediciones de gran calidad y exigencia", señaló el novelista mexicano David Ojeda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?