Napantla: el pueblo que eligió Juan Gelman para esparcir sus cenizas

Se trata de una pequeña localidad mexicana de 2100 habitantes; el escritor había pedido que sus restos descansaran allí, donde nació sor Juana Inés de la Cruz
(0)
21 de enero de 2014  • 16:41

Hasta hoy, el pueblo mexicano de Nepantla era desconocido para la gran mayoría de los argentinos. Sin embargo el poeta Juan Gelman, fallecido el martes pasado a los 83 años, pidió que sus cenizas fueran esparcidas desde un puente del riachuelo de este pequeño pueblo de unos 2100 habitantes, perteneciente al municipio de Tepletixpa, situada en el extremo sureste del Estado de México.

Según la agencia AFP, el secretario de Cultura del Distrito Federal, Eduardo Vázquez Martín dijo que de esta manera se cumplió con la voluntad del escritor argentino. "En ese rincón, rodeado de los volcanes Popocatépelt e Iztaccíhuatl, es donde Juan Gelman quiso fueran esparcidas sus cenizas".

En su cuenta de Facebook , el secretario de Cultura relató que "el sol entibió esta tierra de frontera entre los bosques fríos del estado de México y los cañaverales de Morelos"

"Fue una celebración al Juan vivo, leímos algunos de sus poemas, tomamos vino y comimos pollos asados, aguacates y jitomates con aceite, siempre acompañados por el canto de las jaranas mexicanas y el acento porteño que no se separa de nuestros trasterrados del sur", dijo Vázquez.

Nepantla es la misma localidad en la que nació la poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), exponente del Siglo de Oro de la literatura en español.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.