“Nos pidieron silencio”, dijo la mamá de una víctima del Club Mac Allister