Otro golpe al Banco Crédito Argentino

Atraco: Armados hasta los dientes, los ladrones robaron el dinero de las cajas de atención al público, pero no accedieron al tesoro.
(0)
24 de enero de 1997  

Un grupo comando asaltó ayer la sucursal San Miguel del Banco de Crédito Argentino, de donde se alzó con más de 10,000 pesos tras valerse de un rehén para cubrir su huida.

Cerca del mediodía, dos malhechores vestidos de traje ingresaron a la entidad, ubicada en avenida Mitre 660, simulando ser clientes, informó una fuente policial.

Enseguida extrajeron armas largas y cortas para reducir a los custodios. Mientras un asaltante apuntaba con sus armas a las 20 personas atrapadas en el local, el otro extraía dinero de las tres cajas destinadas a atención al público.

Rehén asustado

Los ladrones no llegaron a violar el tesoro, pero lograron alzarse con algo más de 10,000 pesos, revelaron fuentes policiales.

Según se informó, en el asalto no dispararon un sólo tiro y no hubo heridos.

Afuera los esperaban tres cómplices en un Peugeot 405 rural de color celeste metalizado. Vecinos del lugar dijeron a La Nación que los maleantes tenían aspecto de profesionales.

Sin embargo, para la huida, el grupo utilizó como salvoconducto a uno de los clientes que, presa de un ataque de nervios, fue abandonado en la vereda.

¿Amigos de los boqueteros?

La Unidad Regional San Miguel de la Policía Bonaerense tomó cartas inmediatamente en el asunto pero cuando llegó al lugar los delincuentes ya se habían escapado.

En un improvisado primer informe oficial, el Comisario Mayor Hugo Franco dijo que se trataba de cinco personas armadas con un fusil tipo FAL y ametralladoras.

Por otra parte, se excusó de responder sobre si este hecho está vinculado al espectacular robo a la sucursal Recoleta del mismo banco, descubierto el 4 del actual, en el que los ladrones se valieron de un túnel de 50 metros para saquear cajas de seguridad.

Cuando los delincuentes habían concluido su tarea e iniciaban una rauda huida, pasaban casualmente por la puerta de la sucursal el periodista Ulises Lencina y el camarógrafo Lucio López, ambos de Telefé.

Al darse cuenta de lo que ocurría, decidieron detenerse para cubrir la noticia.

Periodismo de alto riesgo

Cuando los malhechores vieron la maniobra, sacaron a relucir sus armas y obligaron a Lencina y a López a tirarse al suelo.

El arriesgado camarógrafo intentó tomar la escena desde su incómoda posición, pero la cámara se encendió cuando los ladrones ya habían doblado la esquina.

Fue un falso boquetero

El individuo que anteayer fue detenido en la ciudad de Merlo no tiene vinculación con la banda de boqueteros que robó las cajas de seguridad de la sucursal Recoleta del Banco Crédito Argentino.

Una fuente judicial afirmó ayer que "no hay ningún detenido ni imputado en la causa" y que el apresado en una finca de Merlo se lo atribuía a "una ansiedad policial por esclarecer el caso".

El secretario Rodolfo Cresseri, en diálogo con la prensa, sostuvo que la persona detenida antayer no fue apresada "por orden de este juzgado".

Sí hubo una detención

Fuentes de la investigación reconocieron que el sujeto demorado se encontraba en el lugar del allanamiento y "tenía pedido de captura desde 1995, ordenado por un juzgado de sentencia, ya que se encontraba en rebeldía en una causa penal".

Las mismas fuentes señalaron que la pesquisa por el robo a las cajas de seguridad "sigue su trámite de investigación normal" y, por el momento, no existen novedades, pese a que se "está trabajando intensamente" para lograr el esclarecimiento del millonario atraco.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.