Piden la detención del padre de la niña que falleció en un auto en Santos Lugares

Gustavo Carabajal
(0)
7 de noviembre de 2018  • 21:14

"Me olvidé a la gorda. No puede ser. Por favor", gritaba desesperado el hombre, de 39 años, según los vecinos, cuando abrió la puerta de su auto en la puerta de su casa, de Santos Lugares, mientras se tiraba al piso y encontró a su hija, de un año y medio, muerta en el asiento trasero.

Al día siguiente de la tragedia, el padre de la niña, salió del estado shock en el que había caído y declaró durante más de cinco horas. " No me di cuenta", sostuvo en su indagatoria Rodrigo Oses, el padre de la pequeña que murió asfixiada al quedar olvidada en el interior de un Peugeot 308.

Luego de escuchar al acusado, la fiscal Alejandra Alliaud, a cargo de la causa, decidió que pedirá formalmente la detención del padre de la víctima, acusado de su presunta responsabilidad en el homicidio culposo de su pequeña hija.

La representante del Ministerio Público solicitó una serie de medidas de prueba para tratar establecer cómo pudo ser posible que el padre de la niña olvidara durante más de nueve horas a su hija en el asiento trasero del automóvil.

Según determinó la autopsia, la niña falleció por hipertermia y asfixia. La pequeña fue abandonada en el asiento trasero del Peugeot 308 del padre durante casi nueve horas durante una jornada en la que hubo altas temperaturas.

La declaración de Oses fue extensa y fue consignada en once páginas. Según las fuentes consultadas, durante su declaración indagatoria, el imputado "se autocompadeció" de su situación personal previa.

"Se refierió a que vivía una situación de estrés por un cambio de trabajo. También manifestó que lo tenía estresado un problema familiar por una herencia y sucesión. Sobre el hecho que derivó en la muerte de su hija sostuvo que no se dio cuenta de que se la había olvidado en el auto", dijeron las fuentes consultadas.

Hace tres años, Oses habría sufrido un accidente cerebrovascular (ACV). La fiscal del caso espera un informe con los antecedentes neurológicos del imputado para determinar si en el momento del hecho tuvo un "lapsus mental".

La madre de la niña coincidió con su esposo sobre el ACV y agregó que fue atendido en un sanatorio de Belgrano especializado en el tratamiento de afecciones neurológicas.

Por tal motivo, la fiscal pidió la historia clínica del imputado para que sea analizada por los peritos que deberán determinar si una patología neurológica o la medicación que tomaba pudieron haber provocado una amnesia temporaria o una pérdida de conocimiento que derivó en la tragedia.

El trágico episodio ocurrió ayer en Ceraso al 1400, en Santos Lugares, en el partido de Tres de Febrero.

A partir de la reconstrucción del hecho realizada por los investigadores, luego de escuchar a la madre de la niña se habría establecido que, Oses salió de su casa minutos antes de las 8 y llevó a su esposa a tomar la combi que la conducía a su trabajo.

Luego, el hombre volvió a la vivienda y estacionó el automóvil en una posición cómoda como para volver a salir y así llevar a la niña a la guardería en la que estaría desde las 8 hasta las 17. En ese momento, la pequeña quedó en la silla especial para llevar a los niños, en el asiento trasero.

Pero, el padre de la niña entró en la vivienda y no volvió a salir hasta después de casi nueve horas. Cuando regresó al automóvil, estaba descalzo y con un pantalón corto. Abrió la puerta del vehículo y encontró a su hija sin vida.

Según los vecinos del barrio la escena fue de terror. "Escuché los gritos y salí. Pensé que habían asaltado al muchacho. Nunca imaginé que había muerto la bebé. Pasé tres o cuatro veces al lado del auto y no vi a la bebe. Si el auto hubiera estado estacionado sobre la entrada del garaje quizás se podría haber visto algo por el efecto de la luz sobre los vidrios polarizados", expresó conmovido, Domingo, un vecino de Oses.

El padre de la niña había cambiado de trabajo recientemente. En la actualidad se dedicaba a vender seguros desde su casa. Hasta que sufrió el ACV había jugado al rugby en el club San Martín.

"Fue un momento terrible. El muchacho tomaba a su hija en los brazos y le hablaba. Después se tiró al piso, como si estuviera en estado de shock hasta que llegaron los médicos de la ambulancia y lo llevaron al hospital Carrillo. A la bebe la trasladaron un centro asistencial de la zona, pero ya no había posibilidades de salvarle la vida. Nunca voy a olvidarme de lo que vi", expresó Cinthya, la vecina que alertó al número de emergencias 911.

Aunque los forenses coincidieron en cuál fue la causa de la muerte de la pequeña, la fiscal ordenó la realización de una serie de estudios complementarios.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.