Opinión. Que se globalice la solidaridad