Reñaca: la meca de los argentinos que veranean en las playas de Chile

Se incrementaría un 30% el arribo de turistas de nuestro país respecto de 2015; a los mendocinos, que llegan todos los años, se sumaron grupos de cordobeses y porteños
Fernando Massa
(0)
17 de enero de 2016  

Playa sí; al agua, no tanto. Muchos de los argentinos que veranean en las playas de Reñaca disfrutan a pleno de las jornadas de sol, pero no siempre eligen el agua fría del Pacífico; el mate y las cartas son los grandes actores del verano chileno
Playa sí; al agua, no tanto. Muchos de los argentinos que veranean en las playas de Reñaca disfrutan a pleno de las jornadas de sol, pero no siempre eligen el agua fría del Pacífico; el mate y las cartas son los grandes actores del verano chileno Crédito: Marcelo Manera

REÑACA.- Frente al mar, el mate ahí entre los dos, lejos de los grupos de chicos y chicas argentinos más jóvenes que coparon la zona norte de la playa de Reñaca, Matías Revel y su novia, Carolina, ambos de Castelar, leían mientras el sol comenzaba a bajar sobre el Pacífico. El año pasado ambos habían ido en enero a Ostende y lo habían pasado muy bien. Pero ahora les habían hablado de Chile. Y cuando se sentaron a planear los quince días de vacaciones que se tomarían después de un intenso año, ella estudiando Medicina, y él con lo último de un MBA, averiguaron los costos y se decidieron: "Los precios más baratos y conocer un lugar nuevo inclinaron la balanza por Chile", dijo Matías, de 28 años.

El viaje lo sacaron a ciegas: todavía era septiembre y no tenían idea de qué podía pasar con la economía. Por eso quisieron pagarlo en el momento: un vuelo a buen precio y el hospedaje, diez días en Viña del Mar y cinco en Santiago. Y, por supuesto, en doce cuotas. Para gastar acá pudieron traerse pesos chilenos directamente de la Argentina, y de necesitar más, ya los sacan en los cajeros. Eso sí: nada de pesos argentinos por estos pagos.

Según las estadísticas del Sernatur, el ente de turismo chileno, en enero de 2015 a Chile 279.798 argentinos. Y para este verano las autoridades de Migraciones locales estimaron que las visitas desde nuestro país se incrementarán un 30% respecto del año pasado, por lo que el número de argentinos de vacaciones en Chile podría superar los 360.000 sólo durante este enero.

Y en un verano chileno donde llama la atención la cantidad de visitantes argentinos, Reñaca, barrio turístico al norte de Viña del Mar, se impone como su meca, y su playa es un imán incluso para quienes alquilaron un departamento en el centro de Viña. A los grupos de jóvenes y familias mendocinas y sanjuaninas que históricamente veranean en estas playas, ahora se les sumaron los porteños y los cordobeses, en su mayoría grupos de amigos de entre 20 y 25 años, y parejas de hasta 30. Muchos de ellos encontraron en Reñaca un barrio a escala humana donde tienen todo a mano para pasarlo bien, con la posibilidad de hacerse escapadas durante el día a otros lugares, y, sobre todo, con precios accesibles gracias a un cambio favorable.

También La Serena y los más exclusivos Maintencillo y Zapallar son otros de los balnearios más elegidos por los que cruzan la Cordillera. Y para quienes llegan en avión, los últimos días en Santiago con una pasada (o varias) por los shoppings son una parada obligada.

Carolina Maggio, de 20 años, y el grupo de amigas con las que vino de vacaciones desde Buenos Aires lo hicieron simple a la hora de descartar Brasil como destino: el pasaje hacia allá podía costar hasta el doble que a Santiago. Y a eso había que sumarle que, entre la gente de su edad, este año Chile se puso de moda. Una comunidad de chicos y chicas argentinos que se conoció en el vuelo de ida, siguió en la playa y en las calles de Reñaca, y terminaría cruzándose otra vez en los shoppings de Santiago.

Chiste de moda

Entre los mendocinos corre la broma de que finalmente este año los porteños y los cordobeses descubrieron Chile. Aunque, sin dudas, los llegados de Mendoza siguen siendo mayoría acá.

Conocedoras de Reñaca, Silvina Troncoso y sus tres amigas mendocinas, todas de 24 y 25 años, llegaron sin departamento, con la idea de alquilar -y regatear- directamente acá. Y es tan simple como caminar por las callecitas empinadas de Reñaca, estar atentas a las personas que cartel en mano gritan "¡Arriendo!" y encontrar el mejor ofertante.

"Alquilamos un departamento a dos cuadras del mar para las cuatro, y pagamos entre todas 60.000 pesos chilenos por día (unos 1200 pesos argentinos)", contó Silvina.

¿Cómo conviene pagar? Camila Battistelli, de este mismo grupo de amigas, no lo dudó: "Siempre tarjeta de débito, y nunca pesos argentinos. Y si necesitás más plata, conviene cambiar dólares". La cuenta con la que lo calcularon es la siguiente: con la tarjeta, al cambio oficial, gastar 1000 pesos chilenos es igual a 19 pesos argentinos, mientras que para comprar 1000 pesos chilenos con pesos argentinos en una casa de cambio se necesitarían 22 pesos argentinos. Y si de cambiar dólares se trata, los bancos pagan mejor que las casas de cambio, y Santiago es preferible a las ciudades costeras.

Para un grupo de 14 amigos mendocinos, el año pasado fue Villa Gesell, y éste, por la misma plata sin contar la inflación argentina, Reñaca. ¿La gran diferencia? Acá las vacaciones les resultan más tranquilas y aprovechan más la playa por un factor clave: los boliches cierran a las 4. "Lo único que es más caro acá es salir a comer afuera a un restaurante. Un plato de carne de cerdo puede salir 8000 chilenos (unos 150 argentinos) y uno de pulpo 10.500 (unos 200 argentinos); así terminás gastando por lo menos 300 pesos argentinos por cabeza", contó Matías Cerda, uno de los cocineros del grupo.

Y no cualquier cocinero: ya se han hecho alguna escapada al puerto de Viña del Mar, donde compraron a muy buen precio reinetas -un pescado típico del Pacífico- y machas -un molusco parecido a la almeja-, que él mismo se encargó de cocinar siguiendo los consejos de los pescadores chilenos.

La puesta del sol sobre el Pacífico es otro de los atractivos que mencionan los que vinieron por primera vez de vacaciones a la costa chilena. Justamente por eso, alrededor de las 21, y pese al fresco que va bajando, aún se ve a muchos grupos sentados en la playa de cara al mar. "No sabés qué momento resignar para bañarte: primero el sol que se va escondiendo, después queda una raya naranja, el mar va cambiando de color, aparece un rincón rosado, y después se van prendiendo las luces de Viña". Así lo describía Martina Carrozza, estudiante de Psicología, que se vino de vacaciones con tres amigas de La Plata. La séptima noche en Reñaca se lo plantearon por primera vez: volver el año que viene se había convertido en una posibilidad.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.