Richard Gingras: "Hay más celulares vendidos por día que nacimientos"

Richard Gingras
Richard Gingras
Richard Gingras tiene 64 años y el entusiasmo un joven emprendedor. Trabaja en el mundo de la comunicación desde la prehistoria de internet, de cuyo nacimiento fue protagonista. En los 80 desarrolló los primeros proyectos de Apple para el mundo informativo y hoy dirige a nivel global la estrategia y los productos de Google vinculados a las noticias
Carlos Guyot
(0)
15 de noviembre de 2016  • 17:32

Gingras - Guyot

Video

En su paso por Conversaciones el vicepresidente de Google News se refirió al impacto de internet para la industria de los medios, al desafío de mejorar la experiencia de los usuarios en el mundo digital y al rol de Google en los países en los que existe la censura.

¿Cuál cree que es el impacto más importante que tuvo internet en el modo en que las personas consumen noticias?

La world wide web cumple 25 años este año, y creo que en la historia de la civilización no hubo un mecanismo como la web en cuanto a su capacidad de permitir que la gente se exprese o encuentre información. Tuvo un tremendo impacto en las sociedades de todo el mundo, desde un campesino que puede acceder a los precios del mercado para poder optimizar lo que obtiene por su cosecha, o aquellos que pueden acceder a información médica.

¿Algunos efectos negativos?

En el primer periodo de la web gran parte del foco estaba en cómo Internet afectaba a ciertas industrias, ahora estamos empezando a ver el impacto de Internet en la sociedad en sí. Es evidente su impacto en la industria de los medios y en el periodismo, lo que obliga a repensar el oficio y su rol en la sociedad moderna.

¿Y cuál sería el desafío más importante para el periodismo en este contexto?

Mantener la credibilidad y la confianza del público. Porque la desventaja de Internet es que como todo el mundo puede expresarse, parecería que toda expresión es válida o verdadera. La elección en los Estados Unidos dejó en claro que la gente encuentra sus propios hechos, confirma sus propios sesgos, y creo que lo que eso causó es una reconsideración de cómo los periodistas y las agencias de noticias hacen su trabajo.

De hecho existe un proyecto para distinguir en el mundo digital las fuentes periodísticas confiables...

Exacto, ese es el origen del Proyecto Trust. Estamos en un ambiente donde hay millones de fuentes de información, por eso debemos reconsiderar la arquitectura de cómo se presenta la información. Cómo transmito todo, desde el conocimiento sobre el cronista, sobre el autor, de manera que el lector tenga la sensación de que ese individuo es conocedor del tema sobre el que está escribiendo. Google, por ejemplo, está incluyendo una especie de etiqueta de "información verificada" en algunos artículos.

¿Cómo se elabora esa verificación de la información?

En todo el mundo se ha desarrollado una comunidad creciente de organizaciones que se enfocan en verificar los datos. ¿Cómo nos aseguramos de que la gente tenga la información correcta? Mucha gente viene a Google para buscar información médica, y por supuesto, no siempre encuentra información verídica. Entonces buscamos asimilar y traer el excelente trabajo de las personas y empresas de verificación de datos para incorporar esa información de modo que el usuario tenga una mejor capacidad de comprender la diferencia entre los hechos y la ficción, entre la información cierta y la información sesgada.

Para muchos grandes medios, entre el 25 y el 40% de su audiencia llega desde el buscador de Google. ¿Cómo reconoce la empresa este papel?

Sabemos que tenemos un papel muy importante. Siempre sentimos que nuestra misión es organizar la información del mundo y hacerla accesible. En relación a las noticias, nuestra visión es presentarle al usuario buenas opciones y diversos puntos de vista, fuentes de información con datos verificados, análisis y demás, de manera que tenga un rico conjunto de opciones para encontrar la información que está buscando. Hacemos bien nuestra tarea cuando podemos presentarles a los usuarios las distintas perspectivas para que puedan tomar sus propias decisiones.

Pero este tema se vuelve un poco más complicado cuando operan en países como Turquía, Egipto o China.

Seguro. Creo que Google tomó decisiones editoriales difíciles ahí.

¿Por ejemplo?

En ciertas partes del mundo hay muchas restricciones en cuanto a cómo puede comunicarse y expresarse la gente. Nosotros hacemos todo lo posible para tratar de asegurarnos de que los sistemas sean lo más abiertos posible, pero en ningún caso vamos a filtrar la información que reunimos de la world wide web según las acciones o decisiones de un gobierno. Y nos hemos retirado de ciertos países porque se nos exigía que filtráramos la información de manera que se ajustara a las necesidades del gobierno. Si esa es la exigencia, preferimos no participar.

En algunos países como España, los editores de noticias se enfrentaron a Google News lo que derivó en el cierre de ese producto...

En España los editores propusieron, y de hecho se aprobó lo que se llamó una ley de derechos de autor auxiliar, exigiendo que los servicios como Google News o las personas que comparten un enlace a un contenido paguen una tarifa para incluir ese enlace. Cuando se aprobó esa ley nosotros decidimos cerrar Google News, porque sentimos que esa clase de leyes rompe la propia naturaleza de la world wide web. Desde entonces el tráfico de Internet en España aumentó, como en todo el mundo, pero el tráfico de noticias disminuyó y todos los editores tuvieron menos tráfico. Lamentablemente, los medios pequeños se perjudicaron más que los grandes. Creo que sirvió para demostrar que el papel de los productos como Google News, y los servicios como Google Search están amplificando y ayudando a expandir el número de voces y la cantidad de noticias e información que la gente consume.

¿Cómo piensa que va a evolucionar la experiencia de narrativa digital, la forma de contar historias en el entorno digital?

Creo que veremos una innovación y una experimentación constantes, para descubrir nuevas formas. Las generaciones más jóvenes interactúan constantemente con sus dispositivos todo el día, eso obligará a nuevas evoluciones. Tenemos muchas nuevas capacidades que nos dio este ambiente tecnológico, la oportunidad de hacer más con el análisis de datos, con el periodismo de datos.

¿Por ejemplo?

Mi definición favorita sobre el periodismo es la siguiente: su función es informar a las comunidades de manera que puedan practicar mejor sus derechos y responsabilidades ciudadanas. Esa es una función importante. Entonces creo que el periodismo de datos puede darles a las comunidades una idea de, otra vez, cuál es el verdadero estado de situación en su ambiente. En los Estados Unidos, por ejemplo, Propublica pone un tremendo foco en el periodismo de datos. Exploran toda clase de cosas, desde el aumento del costo de la educación universitaria hasta cuál es la espera en las guardias de los hospitales en todo el país, de modo que uno pueda saber si su hospital tiene un desempeño bueno o malo. Es importante que la comunidad lo sepa para tratar de avanzar las cosas para que las cosas se hagan mejor para beneficio de toda la sociedad.

¿Los medios están preparados para enfrentar este desafío?

Creo que lo están cada vez más, pero es un proceso. Yo trabajo en la esfera digital hace 40 años. Parece mucho tiempo, pero en términos de transiciones de los medios y la tecnología en la sociedad, son tiempos cortos. En lo que respecta a la evolución del periodismo, estamos ahora en el comienzo de un renacimiento de creatividad en términos de nuevos enfoques, nuevas formas periodísticas. Es interesante señalar que cada día se venden más celulares que los bebés que nacen, y eso da un poco de miedo. Este es, en gran medida, un mundo celular.

¿Qué consecuencias tiene esto para Google?

Desde nuestra perspectiva nos preguntamos: ¿qué podemos hacer, como motor de búsqueda o como proveedores de tecnología del sistema operativo Android, para permitir mejor que ese ecosistema sea abierto y convincente? ¿Cómo hacemos que la red sea más rápida? ¿Cómo hacemos que la publicidad sea efectiva y menos molesta? Se hizo un análisis en Estados Unidos que demostró que el cliente de celulares promedio pagaba 10 dólares por mes sólo por los datos, por los avisos en las páginas que estaban viendo. Esto es un problema. Entonces, la tarea que emprendimos fue comenzar un proyecto de código abierto (desarrollado sin licencia, abierto a todos) para rediseñar cómo funciona la web. Es un proyecto llamado AMP (por Accelerated Mobile Pages) en un esfuerzo de colaboración muy poderoso por parte de la industria. Los resultados en términos de velocidad son asombrosos. Al principio de internet, decíamos "surfear" la web, pero ahora es como moverse en el barro.

A veces se considera a Google como un Gran Hermano por su manejo de datos personales de los usuarios...

Millones y millones de personas usan Google todos los días. Pero Google no es el único motor de búsqueda, y nadie ata a la gente a Google. Reconocemos que para nosotros es muy importante mantener la confianza de nuestros usuarios, porque cuando los usuarios usan nuestros productos entendemos mucho sobre sus conductas. Eso es lo que también nos permite brindar servicios muy poderosos. Yo abro mi teléfono a la mañana y me dice cómo llegar al trabajo, y si debo tomar un camino alternativo. Pero tenemos que seguir manteniendo la confianza del usuario de que vamos a cuidar sus datos, por eso nos los compartimos con terceras partes, ponemos un enorme énfasis en mantener esos datos seguros, y en darles a los usuarios el control de esos datos. Uno puede ir a la configuración de Google y decir: "No quiero que usen ninguno de estos datos para publicidad". Eso es a elección del consumidor. Y es importante que sea así. Por eso seguimos aprendiendo y evolucionando, pero siempre con el interés de asegurarnos de que somos administradores extremadamente responsables de la información que tenemos de los usuarios.

Entrevista a Richard Gingras

25:18
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.