Secuestro en Nigeria: relato de una pesadilla