Sin frutas y con mucha sal, cómo es el menú escolar que Vidal quiere cambiar