Skinheads: un testigo benefició a los acusados

Negó que se hayan adjudicado el hecho
(0)
20 de diciembre de 2001  

Un testigo convocado para relatar un hecho que podía complicar la situación de los presuntos "skinheads", juzgados por atacar salvajemente a un joven al que creyeron judío, contradijo a la víctima y terminó beneficiando a los imputados.

Leandro Gorini, un joven que cuando se produjeron los hechos, en el invierno de 1995, acababa de egresar del colegio Julio A. Roca -en el que estudiaron la víctima, Claudio Salgueiro, y uno de sus presuntos agresores, Luciano Griguol- había sido convocado como testigo, ya que se le adjudicaba haber escuchado cómo uno de los imputados se autoincriminaba, según informó la agencia DyN.

Según relató el lunes último el propio Salgueiro, dos personas -entre ellas Gorini- habían escuchado a la salida de clases que Griguol relataba la agresión y aseguraba haber participado en ella. Pero Gorini negó ayer sistemáticamente esa situación y sólo contaron el hecho como producto de un ataque "skinhead", pero sin precisarle los nombres de los agresores.

Gorini miró reiteradamente a Griguol y al otro imputado, Orlando Romero Da Silva, y aseguró que no los conocía.

La declaración de Gorini cerró el desfile de testigos del juicio de Griguol y Romero Da Silva. Hoy se conocerán los alegatos y mañana el veredicto.

En la audiencia de ayer también declaró el padre de Griguol, Mario -director técnico de fútbol- quien descartó cualquier connotación racista en el carácter y el temperamento de su hijo. El rabino Daniel Goldman, por su parte, se presentó como allegado a Salgueiro, a quien le brindó "apoyo espiritual" tras la agresión, pues "estaba muy quebrado... sin ganas de vivir y con mucho temor hasta para salir de su casa" tras la golpiza, según contó.

La psicóloga Elina Aguiar, quien asistió a Salgueiro, recordó que cuando conoció a la víctima "estaba en estado de pánico", lo que le ocasionaba "trastornos del sueño: pesadillas, temores nocturnos e insomnio". Estos síntomas aún perduran, dijo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.