Tras las muertes, analizan cambiar las normas de ascenso al monte Everest

El 22 pasado, se agolparon en la cima más de 200 alpinistas
El 22 pasado, se agolparon en la cima más de 200 alpinistas Fuente: AP
El gobierno de Nepal anunció que estudia hacer más rigurosos los requisitos para otorgar los permisos
Jeffrey Gettleman
Bhadra Sharma
(0)
30 de mayo de 2019  

KATMANDÚ, Nepal.- Después de que más de 200 montañistas se agolparon en la cima del monte Everest , funcionarios nepaleses confirmaron ayer que analizan cambiar la normativa que define quién puede escalar la montaña más alta del mundo."Es tiempo de revisar todas esas antiguas leyes", dijo Yagya Raj Sunuwar, miembro del Parlamento de ese país.

Hasta ahora, cualquier persona podía obtener autorización para ascender el Everest. Sin embargo, esta temporada quedó ensombrecida por aglomeraciones en la cumbre y por el exponencial aumento de escaladores aficionados. Al menos 11 escaladores murieron en lo que va del año. Así el monte registró la temporada más trágica de su historia de ascensos. Según los alpinistas más experimentados, muchas de esas muertes fueron evitables, y el aumento de escaladores novatos hace que la travesía sea más peligrosa para el resto.

Varios funcionarios del gobierno nepalés afirmaron que están analizando lo sucedido, y que se inclinan por exigirles a los potenciales escaladores que presenten pruebas de experiencia en montañismo y un certificado verificable de buena salud, antes de otorgarles el permiso necesario para emprender la travesía. Esa autorización cuesta US$11.000.

"Seguramente haya modificaciones en el sector de expediciones", dijo Mira Acharya, un alto funcionario del Departamento de Turismo de Nepal. "Estamos discutiendo la reforma de algunos temas, entre ellos, establecer criterios de selección para los aspirantes al Everest", agregó.

Al parecer, algunos de los montañistas que murieron esta temporada se quedaron sin reservas en sus tubos de oxígeno a mitad de camino. Según explicaron, esto sucedió en parte por las larguísimas demoras que generó la aglomeración de escaladores que intentaban llegar a la cima.

Los montañistas debieron esperar largas horas en la nieve a más de 8500 metros de altura, mientras veían cómo se agotaban sus limitadas reservas de oxígeno comprimido y sus propias energías físicas.

Amit Chowdhury, presidente de la Comisión de Seguridad de la Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo (UIAA), señaló que, en otras montañas, las normas facultan a los guías a impedir el ascenso de un escalador que no parezca en condiciones de completar el trayecto o que tenga mal comportamiento. "En el Everest no pasa lo mismo, ya que la propia agencia de viajes te pone un guía de montaña, o incluso uno puede contratarlo por la calle, y listo", describió.

Según la normativa nepalesa, todos los escaladores deben enviar una fotocopia de su pasaporte, algunos datos biográficos y un "apto médico" que consigne que su estado de salud les permitiría llegar a la cima. Pero los funcionarios reconocen que hasta ahora no tenían forma de verificar los certificados médicos antes de conceder la autorización para el ascenso.

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.