Una hija del filántropo Douglas Tompkins entabló una batalla legal por su multimillonaria herencia