A medida que madura, Google se vuelve frugal