Desarrollan un extintor que utiliza el sonido para apagar el fuego