El fin de una era, y por qué nos resistimos tanto a aceptarlo