La historia del premio Nobel explosivo que llevamos en el bolsillo