En 2014 se generaron más de 41 millones de toneladas de basura electrónica