Las compañías tecnológicas también quieren su lugar en las ciudades del futuro

Las firmas más destacadas del sector planean inaugurar sus sedes centrales con nuevos y curiosos diseños arquitectónicos
(0)
11 de agosto de 2014  • 00:32

Steve Jobs nunca llegó a ver concretado uno de sus proyectos más preciados: un gran edificio plateado en forma de rosquilla en Cupertino, California, en torno a un huerto.

La de Apple es sólo una de las muchas sedes proyectadas por los gigantes de la tecnología. Facebook comisionó al arquitecto Frank Gehry su nueva sede en Menlo y Google está extendiendo su campus en Mountain View.

Estos proyectos son bien conocidos. Pero hay otros igualmente extraordinarios y el arquitecto Jonathan Ward es el principal responsable.

Presentación de Steve Jobs del futuro edificio de Apple

Ward, de la compañía internacional de arquitectos NBBJ , es ya un especialista en sedes de gigantes de tecnología. Trabaja con Amazon, Samsung y la empresa china Tencent y viaja constantemente entre Estados Unidos y Asia.

El arquitecto asegura que está emergiendo un nuevo patrón en construcciones que dejará una huella distintiva durante siglos.

Tencent

Uno de los diseños más notables de Ward es la nueva sede del gigante de internet chino Tencent , que está siendo construido en Shenzhen y debe ser completado en 2016.

El edificio parece una escultura y se asemeja a dos figuras que se abrazan, pero el arquitecto insiste en que el diseño es totalmente práctico.

Impresionados por lo que habían visto en Silicon Valley, los ejecutivos de Tencent querían emular el concepto de un campus, pero los precios de la tierra en Shenzhen eran demasiado altos.

"Así que tuvimos que construir un campus vertical", explica Ward.

"Típicamente en un edificio alto los espacios y funciones comunes están en la base. Aquí creamos tres grandes puentes con plazas urbanas para actividades sociales".

Esas áreas incluyen canchas de básquetbol, una biblioteca, restaurantes, un gimnasio, un auditorio y hasta una pista de atletismo paralela a las paredes de vidrio, con vistas espectaculares a lo largo de toda la ruta ( siempre que la contaminación lo permita ).

Ward cree que este diseño llevará a la gente a moverse por el edificio, a formar conexiones sociales y a compartir ideas que beneficiarán a la compañía.

El arquitecto también trabaja con la subsidiaria de Tencent, WeChat, para diseñar un edificio icónico que simbolice a la empresa.

Los planes son secretos y todo lo que Ward está dispuesto a revelar por ahora es que el diseño simbolizará la idea de comunicación.

Redes

"Los grandes de la tecnología han despertado al poder de la arquitectura", me dijo Ward, sentado en las oficinas de su compañía en el este de Londres, un espacio vasto salpicado por dibujos, diseños y maquetas.

"Las empresas buscan proyectar una imagen y quieren que sea una expresión auténtica de su compromiso con la innovación".

Muchos de sus clientes han amasado sus fortunas a partir de las redes sociales posibilitadas por internet. El mismo principio de aprovechar el poder de esas redes es el que ahora comienza a manifestarse en las sedes de las compañías, según Ward.

Las empresas quieren que las redes sociales se transformen en algo físico, en una proyección auténtica de la misión de la compañía que a su vez aumentará la productividad.

Video

Esa visión, según Ward, no podría lograrse en los rascacielos segregados y jerárquicos del pasado.

El mismo principio de redes inspiró su trabajo con Samsung en la construcción de una sede nueva para la empresa en Estados Unidos, en San José, California, que estará finalizada el año próximo.

El edificio busca conmemorar la llegada de los primeros líderes en el sector de la tecnología y convertirse en un sitio en el que el talento joven más brillante de Estados Unidos quiera trabajar.

Ward divide su tiempo entre la costa oeste de Estados Unidos y Asia, y según asegura, sus clientes en ambos sitios comprenden bien lo que describe como "conectividad deliberada".

Las burbujas de Amazon

Ward no quiso hablar de su proyecto para rediseñar el campus de Google. Pero sí dio detalles de su trabajo con Amazon, que decidió abandonar los suburbios para crear un campus urbano.

La empresa compró tres manzanas enteras, conectadas por estructuras de vidrio en forma de burbujas.

El primer edificio estará finalizado en 2016 y las burbujas contendrán jardines, cafés y salas abiertas tanto a los empleados de Amazon como al público.

La iniciativa ha sido descrita como un "proyecto para un barrio". "Jeff Bezos tiene una fascinación con este tipo de espacio que pueden juntar a las personas", afirma Ward.

Las empresas de venta online han sido acusadas de llevar al colapso a numerosos negocios tradicionales en los barrios de las ciudades, promoviendo en cambio un modelo de compras por Internet y el despacho de productos desde grandes almacenes directamente a los consumidores.

Cuando le pregunto a Ward si él o sus clients no ven alguna ironía en esto simplemente afirma: "No podría responder con exactitud, no estoy seguro sobre su perspectiva filosófica".

"Por lo que he visto en términos de este proyecto han tenido un impacto profundo en la revitalización de Seattle".

Porosidad

Las dos palabras a las que Ward vuelve una y otra vez son "porosidad" y "conectividad".

Cuando le pido que explique un poco más qué significa "porosidad", el arquitecto señala que los edificios ya no deben ser "mundos cerrados", sino construcciones que no sólo permitan el intercambio entre empleados sino, en algunos casos, incluso se transformen en espacios públicos.

"Estos edificios no son monolitos, parecen más bien ciudades que edificios en una ciudad", asegura.

El legado físico de los gigantes de la tecnología puede acabar siendo muy diferente al de los rascacielos del siglo XX, como Sears Tower en Chicago o el edificio Seagram.

Y sus diseños bien pueden revelar en una forma sutil un mensaje sobre cómo Internet ha logrado penetrar cada faceta de nuestras vidas

Dougal Shaw

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.