Samsung presentó en el país al Galaxy S6 y S6 Edge

Fuente: AP
Los smartphones insignia de la compañía surcoreana estarán disponibles en la Argentina en dos semanas; tendrá un precio cercano a los diez mil pesos
(0)
2 de julio de 2015  • 11:14

Samsung presentó ayer en la Argentina a sus teléfonos insignia: el Galaxy S6 y S6 Edge. Tal como habíamos adelantado hace un mes, ambos equipos saldrán a la venta con las tres operadoras en las próximas semanas en la Argentina.

Ninguna de las operadoras informó el precio, pero según pudo confirmar LA NACION al menos una de ellas lo ofrecerá a 10.000 pesos (el S6), y a $ 12.000 el S6 Edge. En ambos casos, con un plan de los más caros.

Estos dos teléfonos fueron presentados en febrero último por la compañía surcoreana, que con ellos -y con los más económicos Galaxy A3 y A5, que también saldrán a la venta en breve- cambió el diseño de sus equipos, apostando por el metal y el vidrio en su construcción, alejándose del plástico clásico que usó para las carcasas de los teléfonos.

El teléfono está hecho con dos planchas de vidrio unidas a un borde metálico (como el Xperia Z3 que Sony comenzó a vender en el país en mayo último, y como algunos iPhone), evitando incursionar en la madera o el cuero, como el reciente LG G4 (que llega al país en agosto próximo).

El Galaxy S6 tiene una pantalla QHD (2560 x 1440 pixeles) de 5,1 pulgadas, un chip Exynos 7420 de 8 núcleos -no hay versiones con procesadores Qualcomm, como en los modelos anteriores-, 3 GB de RAM, sensor biométrico por contacto y monitor de ritmo cardíaco. El equipo tiene una batería (fija) de 2550 mAh y conectividad 4G (AWS), además de 3G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth 4 y NFC. Corre Android 5.0.2. Tiene un grosor de 6,8 mm. El S6 Edge es idéntico en hardware, salvo por la batería (de 2600 mAh) y la pantalla que tiene los laterales curvos.

Estará disponible en una versión de 32 GB para el S6 (en colores negro, oro y azul) y de 64 GB para el S6 Edge (en tonalidad verde). La memoria no es expandible.

La cámara es de 16 megapixeles con estabilización óptica de imágenes; graba en 4K. Tiene muy buena sensibilidad a las fotografías con poca luz, y un modo de activación rápida con una doble pulsación en el botón central.

La pantalla curva del Edge es, sobre todo, una apuesta estética, aunque suma un par de funcionalidades menores, como iluminarse de un color para saber quién nos llama cuando el teléfono está boca abajo, o permitir el acceso rápido a los favoritos desde el borde de la pantalla.

Así probábamos el teléfono en febrero:

Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?