Una empresa sin jefes y muy exitosa: la vida íntima de los creadores del Half-Life