Visitamos la fábrica de computadoras más grande del continente americano

Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México
Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México
Franco Rivero
(0)
31 de octubre de 2019  • 13:10

MONTERREY.- Desde el viaje del aeropuerto hasta el hotel ubicado en el centro de la ciudad en donde nos hospedamos, todo sugiere que Monterrey es una ciudad pujante y moderna. Basta con observar los grandes polos industriales ubicados en las afueras del casco urbano en donde se erigen grandes fábricas. "Tenemos mucha inversión y se requiere mucha mano de obra; hay muchas personas que se mudan a esta ciudad en busca de una mejor calidad de vida. Todo gracias a la cercanía con la frontera con Estados Unidos, que fomenta las exportaciones" afirmaba el versado taxista que nos transportaba.

Uno de los motivos de este viaje era, justamente, visitar la fábrica de computadoras que produce el mayor volumen de equipos de América y que pertenece al fabricante número uno de PCs en todo el mundo: Lenovo, que en el tercer trimestre del año tenía el 24,4% del mercado mundial de computadoras, seguida de cerca por HP con el 23,6 por ciento, según estimaciones de la firma Canalys.

Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México
Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México

En pleno crecimiento

Según Herón Ramos, gerente de la planta, "la de Monterrey es una de las fábricas más grandes de Lenovo en conjunto con la de Beijing". La planta comenzó a funcionar en el año 2009 y deriva toda su producción al continente americano, con excepción de Brasil, en donde Lenovo tiene otra planta que abastece a ese país.

En la planta se fabrican todo tipo de computadoras, desde computadoras de escritorio, notebooks (incluso la línea para gamers, Legion) hasta servidores para data centers.

En la actualidad la planta emplea a 1500 personas entre operarios, personal administrativo y directivos, pero Lenovo ya planea la expansión de la fábrica con una nueva ala que se inaugurará el próximo año y, que según Ramos "nos permitirá contratar otras 1500 personas para llegar a los 3000 puestos de trabajo y fabricar hasta 7 millones de portátiles al año".

La selección de personal se realiza a través de una consultora, pero las habilidades son probadas en algunas pruebas de rendimiento que se realizan dentro de la fábrica. "En la planta trabajan 150 ingenieros. En el caso de los operarios encargados del ensamblado de computadoras, intentamos que sean rápidos y que sepan trabajar en equipo. Aquí les enseñamos todo; los capacitamos en el armado de computadoras y en cómo se trabaja en una línea de producción".

Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México
Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México

Más de 2 millones de PC al año

Todo lo que produce Lenovo en Monterrey ya está encargado y vendido. Los objetivos para el mes de octubre eran de 200.000 equipos y se podía ver en un gran panel compuesto por varios monitores la cantidad que se habían fabricado a la fecha (15 de octubre) y la cantidad de fallas que habían tenido, de manera que se podía hacer un seguimiento del trabajo minuto a minuto.

La gran producción de la planta de Monterrey se debe a la posición estratégica de la misma dado que está ubicada a tan solo dos horas en auto de la frontera con Estados Unidos; de hecho, el 85% de la producción va a ese país.

Las 7 millones de notebooks a las que aspira la fábrica de Monterrey para el año que viene se sumarán a los más de 53 millones de equipos (entre desktops, workstations, all in one y notebooks) que produce la firma en sus 23 plantas en todo el mundo.

Un dato que no es menor: solo 11 plantas fabrican servidores, dado que los mismos requieren mayor complejidad. La de Monterrey es una de ellas. Allí se ensamblan 400.000 servidores por año "con cero defectos de calidad", asegura orgulloso Ramos, quien agregaba que "construimos servidores para Facebook, Microsoft, Yahoo y Uber, por nombrar algunos de nuestros clientes".

Ante la consulta de LA NACION sobre los equipos de Lenovo que se ponen a la venta en nuestro país, Ramos nos dijo que "a la Argentina enviamos equipos de escritorio desde la planta de Monterrey, mientras que las notebooks que allí se venden son fabricadas en China".

Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México
Una vista de la planta de Lenovo en Monterrey, México

Pruebas y más pruebas

La planta cuenta con un laboratorio en donde se hacen diferentes testeos a los nuevos modelos de computadoras: desde pruebas de temperaturas y vibración por 24 horas seguidas para estresar todos los componentes y poder monitorear los resultados. También pruebas de caídas que permite medir el impacto y la resistencia del cartón de las cajas.

Todo esto sirve para realizar evaluaciones de calidad antes de comenzar a producir en masa.

Ensamblan 300 PC por hora

Con un timing de 300 computadoras ensambladas por hora, es de suponer que la planta debe estar altamente robotizada para la manufactura de las PCs. Nada de eso: en nuestra recorrida pudimos observar que casi todo el trabajo se hace de forma manual y en línea de producción. "De los operarios un 55% son mujeres; porque según nuestras pruebas de ensamble son más rápidas que los hombres" aseguró Ramos.

El trabajo manual tiene un por qué: "la variabilidad de los modelos de computadoras hace que la robotización sea cara por ahora" afirma José Medrano, supervisor de la línea de producción y nuestro guía por dentro de la fábrica.

La producción comienza con un gabinete vacío y llega al otro lado en donde las computadoras se embalan en cajas y se colocan manuales y telgopor; previamente se agregan los componentes internos como placa madre, microprocesador, memoria, entre otras cosas.

Al finalizar, y al azar, se revisan computadoras y se testean. "Si algo falla, revisamos toda la serie. La falla no siempre es grave: puede ser una etiqueta mal pegada, pero para nosotros es importante que el producto salga de forma impecable de la fábrica" comparte Medrano.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.