srcset

Turismo

Araucanía, la región chilena que inspira a la aventura

Ana Schlimovich
(0)
1 de marzo de 2020  

Aniol Serrasolses, catalán y campeón mundial de kayak, se instala todos los años en la Araucanía para saltar cascadas imposibles. En estas aguas se tornó kayakista profesional. "Es épico", dice Aniol, apoyado en la baranda de la renovada costanera de Pucón, a orillas del lago Villarrica, en Chile. La corta distancia entre los cerros y el mar crea saltos de agua abruptos; la cantidad y cercanía de glaciares hace que los ríos sean muy limpios y puros. "Que puedas beber el agua del río, eso ya no existe en otros lugares del mundo". Lo cierto es que la región de la Araucanía, conocida por su histórica resistencia mapuche, ubicada poco más de 700 kilómetros al sur de Santiago, entre Neuquén y el Pacífico, es un oasis acuífero dentro de un país cada vez más desertificado.

A quince kilómetros de Pucón, en dirección al lago Caburga, se puede bajar en rafting por el río Trancura, que es ultra transparente, rodeado por bosques húmedos fríos y apariciones fantásticas del volcán Villarrica. El Trancura bajo tiene saltos fáciles y es perfecto para ir con chicos; ya el Trancura alto aporta más dosis de adrenalina, aunque nada comparado a los saltos bestiales que hace Aniol (se pueden ver en su Instagram @aniolserrasoles). Para contemplar el agua, sin mojarse, hay que visitar Los Ojos del Caburga, veinte kilómetros al este de Pucón. Unos pozos de agua turquesa que nacen de un desagüe subterráneo del lago Caburga, con varias cascadas que alcanzan hasta los veinte metros y pasarelas de madera para recorrerlas. La entrada vale dos dólares.

Energía volcánica

Las machis, chamanes del pueblo mapuche, van hasta las orillas del salto Truful Truful, en el Parque Nacional Conguillío, a buscar matico, zarzaparrilla, quintral de maqui y otras plantas medicinales. Carlos Toledo, guía y socio de Namku Adventure, cuenta que según la cosmovisión mapuche el torrente cristalino del río viene cargado de minerales volcánicos, producto de los desagües subterráneos de los lagos, y al caer con tanta fuerza libera energía. Las plantas, al absorber su energía y sus minerales, tienen un alto poder de curación, por eso las machis de la región van allí a buscar esta medicina única.

Caminata con raquetas en el Parque Nacional Conguillío, con nieves eternas que contrastan con el suelo negro
Caminata con raquetas en el Parque Nacional Conguillío, con nieves eternas que contrastan con el suelo negro Crédito: Ana Schlimovich

En las distintas capas de roca que conforman la pared del cañadón del río, de casi cien metros de alto, pueden distinguirse -con la ayuda acertada de un cartel explicativo- los trece mil años de actividad del Llaima, el volcán que está en el corazón del parque y es para la mitología mapuche un volcán asociado a lo maligno, así como el Villarrica es el volcán bueno. Muy activo e inestable, con dos cráteres y una pequeña fumarola constante, el Llaima hizo su última erupción en 2008 y las cenizas llegaron hasta Neuquén.

El Parque Nacional Conguillío, con sus rocas, líquenes, saltos, ríos, lagunas, ñires, coihues, araucarias y nieves eternas, preserva un aire prehistórico, no por nada la BBC grabó allí un documental sobre dinosaurios (Walking with dinosaurs). Subimos en camioneta hasta donde hay nieve, Carlos distribuye raquetas y ascendemos hasta quedar cerca de las araucarias, el árbol sagrado de los mapuches. El suelo negro carbón contrasta con el blanco nieve que al ir derritiéndose forma diseños curvos minimalistas. La vista se reparte entre ese paisaje marmolado, el cielo saturado de azul, los tonos verdes de cada grupo de árboles, los lagos, las cimas nevadas de volcanes. Si hay una postal de la Araucanía andina, es esta.

Al bajar acecha el hambre. Una once, como le llaman a la merienda-cena chilena, espera en la mesa de La Baita Conguillío, un ecolodge cómodo, cálido, todo de madera y lleno de detalles simples y encantadores para pasar las noches. Hay pan amasado, pasta de aceitunas, pailas con huevo, quiches, té y café calentitos, porque aquí lo primero que llega cuando se va el sol es el frío.

Caballos, túneles y cerveza

Uta Hashagen pasó tantos inviernos en Sierra Nevada que lo único que le queda de Alemania es un leve acento. Ofrece unas polainas de chivo para no pasar frío en la cabalgata y acepto sin dudar. Cubren toda la pierna. La caballeriza de Uta está justo después de salir del túnel Las Raíces, un túnel ferroviario de una sola mano y de casi cinco kilómetros que fue construido a pico y pala entre 1930 y 1940 y une los pueblos de Malalcahuello y Lonquimay. Y justo antes de conocer a Uta estuve con Luis Figueroa, que hace paseos en mountain bike por una extensa ciclovía de ripio hecha sobre los rieles del tren, que funcionó hasta los años 80, y pasa por túneles, puentes y curvas. Los dos abuelos de Luis trabajaron en la construcción del túnel Las Raíces. Y su padre inauguró la vía ferroviaria.

A caballo, entre coihues, ñires y araucarias
A caballo, entre coihues, ñires y araucarias Crédito: Ana Schlimovich

"Los de más abajo son robles -explica Uta mientras subimos por un cerro con vista al glaciar Sierra Nevada montados a los caballos chilenos que ella misma cría-, los más verdes son coihues, arriba los más chicos son ñires y los de más arriba, verde oscuro, son araucarias".

El paisaje cobra un nuevo significado cuando se sabe qué es qué. El coihue, que nunca pierde sus hojas, puede vivir unos 600 años, y la araucaria más de mil. Pero en los últimos años la araucaria chilena, una de las especies más antiguas del planeta, comenzó a enfermar. Aunque todavía se desconoce la causa exacta, todo apunta al cambio climático y la falta de agua, que favorece la aparición de hongos.

Con las piernas calentitas por las polainas de chivo, el paso manso del caballo y la sabiduría de Uta, cabalgaría todo el día, pero no hay tiempo. Después, a degustar cerveza artesanal.

La fábrica de cerveza Lonquimay también es el primer lodge y spa cervecero de Chile. A Boris Mardel, su creador, le llevó seis años construir el caserón de madera. Una gran barra da la bienvenida al salón comedor. Hay ventanales que dan a las montañas, cómodos asientos hechos con toneles y cobertores de pieles. En el piso de arriba, las trece habitaciones llevan nombres de las cervezas que comercializan, como Porter, Pewenche, Chivo Extra Lúpulo y Kiltra, la preferida, una pale ale estilo inglés, amarga, de intensidad moderada. La fábrica está abajo y puede visitarse junto al spa, donde pueden tomarse baños calientes de cerveza y lúpulo en una tina, al mismo tiempo que se toma cerveza.

El salto Truful Truful, rodeado de plantas medicinales
El salto Truful Truful, rodeado de plantas medicinales Crédito: Ana Schlimovich

En la escalera, una foto blanco y negro muestra un túnel con estalactitas de dos metros y un joven parado a la izquierda. Abajo se lee: congelamiento del interior del túnel Las Raíces durante su construcción en la década de 1930. En el año 96 hubo otro terremoto blanco, en la salida del túnel la temperatura alcanzó los 65 grados bajo cero. La Araucanía es brava, como sus habitantes originarios. Volvemos al salón calentito, a comer pernil de cerdo glaseado con reducción de cerveza Lonquimay.

Pucón, verde y aventurero

En la 26º edición de los World Travel Awards (WTA), realizada en Omán, Chile fue elegido por primera vez el Mejor Destino Verde del Mundo y por cuarta vez consecutiva el Mejor Destino Aventura del Mundo, superando a íconos de la especialidad como Nueva Zelanda, Australia o Estados Unidos.

Pucón, asentado en la costa oriental del Lago Villarica, con una arquitectura cuidada y una tentadora oferta hotelera y gastronómica, representa muy bien ambos premios. Es posible recorrer parques nacionales, ascender a un volcán activo, esquiar en agua o nieve, conocer la cultura mapuche, cabalgar, andar en kayak y relajarse en aguas termales, en un radio de 30 kilómetros de distancia del centro de la ciudad. Además, el próximo diciembre de 2020 será el lugar perfecto para ver el eclipse solar completo.

Datos útiles

Cómo llegar

Desde Temuco, capital de la región, lo mejor es moverse en auto para recorrer. Los caminos, incluso los de ripio, son muy buenos.

Dónde dormir

La Baita Conguillío ecolodge. www.labaitaconguillio.cl. Lugar ideal para desconectar en medio de la naturaleza. Completamente sustentable. Habitaciones desde US$87 con desayuno y 8 cabañas desde US$76, sin desayuno. Hay un hot tub delicioso y habitación para pasajeros con movilidad reducida.

Cerveza Lonquimay lodge. Kilómetro 2, camino El Naranjo. Lonquimay. ventas@cervezalonquimay.cl. (56 9 7956 8138). Son 13 amplias habitaciones desde US$103 con desayuno.

Crédito: Ana Schlimovich

Paseos y excursiones

Go Pucon. Bernardo Ohiggins 391, Local B. Pucón. www.gopucon.com. (56 9 8725 1574). Rafting familiar por el río Trancura bajo, US$23 por persona. Por el Trancura Alto, US$28. Incluye transporte, equipamiento, guía y seguro.

Namku Adventure. www.namkuexperience.com. (56 9 5290 5027). Son nativos de la región y ofrecen varios paseos. El día completo en el Parque Nacional Conguillío vale US$ 39 por persona y US$32 a partir de cuatro personas.

Lonco Patagonia. Sector Sierra Nevada, km 106,5. Parcela Los Jardines. loncopatagoniahorse@gmail.com. (56 9 9283 0846). Tres horas de cabalgata guiada con equipamiento completo US$ 45 por persona, mínimo dos.

Más información

www.sernatur.cl/region/la-araucania

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.