Dinamarca, el país modelo al que el coronavirus puso patas para arriba