En Sierra de la Ventana todos los caminos llevan a la naturaleza

Marcada por su pasado ferroviario, este conjunto de ciudades ofrece al visitantes desde delicatessen autóctonas hasta excursiones intensas. En la foto, el monumento de Salamone en el cementerio de Saldungaray
Marcada por su pasado ferroviario, este conjunto de ciudades ofrece al visitantes desde delicatessen autóctonas hasta excursiones intensas. En la foto, el monumento de Salamone en el cementerio de Saldungaray Crédito: Jade Sivori/Lugares
Lucía Cullen
(0)
16 de febrero de 2020  • 00:58

Clavar la mirada en el agujero de cielo que se adivina en el pico de la montaña. Degustar una copa de vino serrano escuchando el silbido de un chimango. Respirar el aroma a retamas que se vislumbran como un espejo de agua amarillento sobre el valle. Estos son algunos de los atractivos de la Comarca de Sierras de la Ventana -integrada por las localidades de Saldungaray, Sierra de la Ventana, Villa Ventana, Villa Serrana, La Gruta y Tornquist- ubicada al sudoeste de la provincia de Buenos Aires, a 580 km de la capital por ruta provincial 76.

"Son cada vez más las familias y los grupos de estudiantes que visitan la comarca para aventurarse en caminatas, cabalgatas, escaladas, mountain bike y disfrutar de los balnearios, entre otras de las opciones que ofrece el entorno serrano. En los últimos cinco años la zona se vio potenciada con nuevas propuestas gastronómicas y hoteleras", expresa Martin Olhaberry, director de Turismo de Tornquist.

Parque Provincial Ernesto Tornquist, con múltiples propuestas de ecoturismo

Con sus 6700 hectáreas y numerosas especies endémicas, este pulmón verde es una auténtica inmersión a la naturaleza serrana. Los amantes de la adrenalina pueden optar por excursiones guiadas de alta complejidad, tales como la escalada al emblemático Hueco de la Ventana -que le da el nombre a la comarca- y el trekking a los Piletones Naturales. Los que prefieren caminar sin prisa, pueden visitar el jardín botánico, descubrir la silueta de un jabalí pintado 1500 años atrás en una de las cuevas de arte rupestre o pasear por el sendero Claro Oscuro. Una de las experiencias que cualquiera atesoraría en su memoria es el momento en que los guías de este circuito invitan a cerrar ojos y caminar en fila india. El viento peina los álamos. Una tijereta le silva a un churrinche. Un caballo cimarrón tamborea los pastizales. El sol anuncia cuando se abre el camino. A pocos metros, un águila dibuja su estela por encima del Cerro Bahía Blanca.

Sendero Claro Oscuro: 30 minutos de duración, con entrada gratuita. Abierto todos los días de 8 a 16. Hueco de la Ventana: 6 horas de duración. $300. Consultar por reservas al 0291 491-0039.

Mahuida Co, un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza en familia

Una vez que las visitas se terminan de acomodar en el carretón de madera, Gerardo Wendrorff pone en marcha el tractor que los llevará de paseo durante dos horas por su estancia. Adivinar los cuernos de un ciervo entre los campos de avena y los montes de eucaliptus, descubrir piedras de cuarzo en el bosque energético, caminar junto a las cabras observando las montañas dibujadas en el horizonte y disfrutar de un asado a leña bajo las copas de más de cien especies de árboles, son algunas de las propuestas que hacen de este recorrido una experiencia inolvidable.

Mahuida Co
Mahuida Co Fuente: LA NACION - Crédito: Denise Gionvaneli

Ubicación: Ruta Provincial n°76 km 232, Tornquist. Precio del paseo: $600. Precio de almuerzo completo: $550. Para reservar una visita, comunicarse al 0291 6422133.

Ex Club Hotel Casino de la Ventana, de la Belle Époque a la decadencia

En un predio de 110 hectáreas entre los cerros, se imponen las ruinas del complejo que data de 1911. En sus paredes que se derrumban aún se puede respirar la época en que este gigante de 6400 metros cuadrados se destacaba por ser el hotel más lujoso de sudamérica.

Tanto ex presidentes -Roca, Yrigoyen- como altos funcionarios ferroviarios dejaron la huella de sus zapatos en las salas de casino, el club nocturno, el salón de conciertos, la confitería, las canchas de golf y de polo y en alguna de las 173 habitaciones que le dieron vida al complejo durante seis años. Fue en 1920, tras la crisis desatada por la primera guerra mundial, que el complejo debió cerrar sus puertas y en el 1983 sufrió un incendio que lo dejó en ruinas.

Quienes se detengan por unos segundos frente a su fachada, podrán viajar a aquella noche de 1916, en la que se celebraba el Centenario. Descubrirán a esbeltas señoras con sus vestidos de fiesta, descendiendo de los vagones del ferrocarril -conocido como la Trochita- que traía desde Sierra de la Ventana a los pasajeros del hotel.

Precio entrada ex hotel: $80. Visita guiada: $200. Para información sobre horarios, comunicarse al (0291) 4910095. Ubicación: Villa Ventana.

Una comarca con profundo sentimiento ferroviario

Frente a la estación de Sierra de la Ventana, se levantan dos casillas de chapa junto a un cartel que reza "Museo de la Trochita", conformado por la Asociación Amigos de la Trochita, un grupo de miembros de la localidad, motivados por preservar su valor histórico y por lograr que algún día tanto turistas como locales, vuelvan a experimentar este recorrido.

Desde la misma estación, Marcelo García hacía sonar el silbato y saludaba a los pasajeros mientras ascendían al vagón que se iría transformando en un punto desde las vías. Los trenes venían de Constitución y llegaban a pasar hasta tres veces por día. Ahora, un tinte de nostalgia se le escapa de los ojos. Añora el rugido metálico de la máquina rodante, que desde 2016 no se oye en la estación, excepto por algún tren de carga que pasa cada tanto, sin detenerse.

Sin embargo, este ex jefe de estación -al igual que su padre y su hermano- nunca dejó de trabajar para mantener viva la identidad ferroviaria de la comarca.

"La privatización de los años '90 fue el inicio de la decadencia. Pero junto con otros trabajadores del oficio, resguardamos algunos bienes ferroviarios antes de que sean saqueados. Con el tiempo fuimos recuperando otros para armar un museo", dice desde este lugar, declarado de interés municipal.

En una sala iluminada por el brillo de las placas y las campanas de bronce, prolijos uniformes se lucen detrás de una vidriera. Suenan las agujas de un reloj de madera que años atrás anunciaba la hora de partidas y García se detiene junto a un buzón de correos. Una ancha sonrisa se le dibuja en la cara. "En una búsqueda online, lo reconocí de inmediato por su marca en la cerradura. Al rato, lo tenía en mis manos. Ferroviario es quien quiere, no quien puede".

Entrada gratuita. Abierto de miércoles a domingo de 9 a 12 y de 14 a 17.

La Estación, el bar de cerveza artesanal que invita a viajar en el tiempo

Horacio Schiena tenía 10 años cuando descubrió una punta de flecha en uno de los picaderos de Rio Gallegos. "Desde aquel momento los objetos antiguos comenzaron a ocupar las habitaciones de mi casa y los estantes de un galpón, hasta que decidí compartirlos con el público", dice desde el vagón de ferrocarril que hace 100 años transportaba manzanas desde el valle de Río Negro, al que convirtió en bar museo. Cualquiera que atraviese sus puertas y pasee su mirada entre las planchas de hierro que reposan sobre las estanterías, las fotos en blanco y negro que cuelgan de las paredes de madera, las radios a parlantes y los teléfonos de baquelita, se quedará boquiabierto. Este maestro cervecero y de familia ferroviaria, relata las historias de sus tesoros, con el mismo esmero con la que corta los salames de ciervo y quesos artesanales -entre otras picadas gourmet- con que agasaja a sus clientes.

Ubicación: Pillahuinco y Martín Pescador, Villa Ventana. Abierto de jueves a domingo de 12 del mediodía a 1 de la mañana. Precio pinta: $140. Tel: (0291) 4910493.

El bar museo La Estación y sus reliquias centenarias
El bar museo La Estación y sus reliquias centenarias

Saldungaray, la bodega boutique más antigua de la zona

Bodega Saldungaray
Bodega Saldungaray Fuente: LA NACION - Crédito: Denise Gionvaneli

Otra opción para despertar los sentidos es conocer la bodega de la familia Parra, que lleva adelante desde hace 20 años ocho variedades de vino con características geográficas únicas. Luego de sumergirse en el proceso de elaboración, las visitas son invitadas a disfrutar de un almuerzo en su restaurante. Entre las paredes metálicas de un viejo silo, pueden observar las 20 hectáreas de viñedos y frutales, percibir el aroma a pimienta verde de un Cabernet Suavignon y descubrir los tonos de cereales y de las ciruelas en el paladar. La opción ideal para acompañarlo: una deliciosa fondue de quesos.

Mahuida Co
Mahuida Co Fuente: LA NACION - Crédito: Denise Gionvaneli

Precio visita guiada: $100. Cabernet Sauvignon: $350. Fondue para 4 personas: $900. Consultas por horarios al (0291)154125261. Dirección: zona rural, cuartel 9, Saldungaray.

Complejo El Mirador, con sus platos típicos

¿Dónde probar los platos autóctonos más deliciosos de la comarca? En el Complejo El Mirador. Con sus 50 años de antigüedad, el restaurante, ubicado a los pies del cerro Ventana, es la parada obligada de los turistas. Jorge Maipach, uno de los miembros del emprendimiento familiar expresa: "Tenemos clientes que vuelven a la comarca porque añoran nuestro Goulash de Cordero con papas salvajes -y con los ojos brillosos agrega:- Nunca conocí a alguien que cocine un strudel de manzana con el cuidado que lo hace mi papá, ni mucho menos una torta galesa tan exquisita como la de mi mamá".

Ruta provincial 76 Km 226. Goulach de Cordero $720. Postres caseros: $240. (0291) 4941338.

Otras atracciones de la Comarca de la Ventana

Se destacan también el club de Golf de Sierra de la Ventana; el Fortín Pavón en Saldungaray -una postal de uno de los fortines de la Conquista del Desierto- y las imponentes obras de Francisco Salamone. Cualquiera se quedaría cautivado con el Cementerio de Saldungaray, el gigante monumento de hormigón que este legendario arquitecto italo argentino levantó en medio de la llanura bonaerense.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.