La capital de Kasajstán se llamará como el presidente que la gobernó 30 años

Escultura de hierro en la plaza principal de Almaty, la antigua capital, donde se lo ve a Nazarbayev jurando la constitución.
Escultura de hierro en la plaza principal de Almaty, la antigua capital, donde se lo ve a Nazarbayev jurando la constitución. Fuente: Lugares - Crédito: Élida Bustos
Elida Bustos
(0)
22 de marzo de 2019  • 19:42

Así como en lejanas épocas, las ciudades tomaban el nombre de sus conquistadores o próceres -Filipópolis, Petrópolis, Bizancio- Astaná, la fulgurante capital futurista de Kazajstán, llevará desde ahora el nombre de quien la fundó.

Escultura en el boulevar de Baiterek, con la torre al fondo y hacia la derecha el edificio con forma de huevo que alberga el Archivo General.
Escultura en el boulevar de Baiterek, con la torre al fondo y hacia la derecha el edificio con forma de huevo que alberga el Archivo General. Fuente: Lugares - Crédito: Élida Bustos

Es una de las capitales más jóvenes del mundo. En el corazón del Asia Central, Astaná apenas llega a la mayoría de edad. Fue fundada por Nursultán Nazarbáyev, presidente de Kazajstán durante casi tres décadas, desde que el país se independizó de la URSS. Pero Nazarbáyev renunció el pasado martes 19 de marzo y la presidencia y el Congreso ya decidiron que, para homenajearlo, la capital será rebautizada "Nursultán". La decisión puede resultar sorprendente en pleno siglo XXI, pero la realidad es que el personalismo de Nazarbáyev siempre fue una presencia dominante en el país.

Casa de gobierno, flanqueada -en la perspectiva- por edificios de oficinas dorados.
Casa de gobierno, flanqueada -en la perspectiva- por edificios de oficinas dorados. Fuente: Lugares - Crédito: Élida Bustos

En Astaná no había estatuas de Lenín ni de otros próceres soviéticos, pero el nombre que resonaba era el de Nazarbáyev, figura omnipresente en el relato y la imagen desde el momento en que Kazajstán se independizó en 1991, tras el colapso soviético.

El traslado de la capital desde Almaty, en el sur, había sido idea suya; hacer una gran convocatoria internacional para el nuevo trazado, también. A cada paso que se daba en la ciudad aparecía la mano del mandatario. El edificio en la Av. de la República Nro. 1 era el Centro Cultural del Presidente y también estaban el Museo del Primer Presidente y un parque con el mismo nombre.

Centro Cultural del Presidente, un centro de investigaciones educativas y humanitarias.
Centro Cultural del Presidente, un centro de investigaciones educativas y humanitarias. Crédito: Élida Bustos

El personalismo no se agotaba en la nueva capital. En la vieja, Almaty, ya habían bautizado uno de los picos más altos de la cordillera del Tien Shan como "Nursultán" y en la plaza principal, en una serie de esculturas en hierro que contaba la historia del país, también estaba Nazarbáyev, de pie y con una mano sobre la Constitución.

"Muchas ideas tiene nuestro presidente", decía una joven guía turística, más joven que los años que Nazarbáyev llevaba en el poder, tratando de justificar ante la extranjera lo que incluso a ella ya le parecía un exceso.

Arquitectos internacionales

Al planificar la nueva capital, el presidente no se fijó en gastos y para ello organizó un gran concurso internacional al que se invitó a los principales estudios de arquitectura del mundo. Claro, no muchos le creyeron a pesar de que las arcas de Kazajstán -noveno país del mundo por su superficie y rico en petróleo y minerarles- podían hacer frente sin problemas al monumental proyecto.

En el mirador del piso 97 se exhibe la impresión, en una placa oro, de una mano que, por supuesto, es la de Nazarbáyev.
En el mirador del piso 97 se exhibe la impresión, en una placa oro, de una mano que, por supuesto, es la de Nazarbáyev. Fuente: Lugares

El japonés Kisho Kurokawa compitió y se quedó con el master plan. Del estudio del inglés Norman Foster salieron algunos de los edificios más emblemáticos. Por ejemplo, el shopping Jan Shatir, que imita a las tiendas del desierto en las que vivía la antigua población nómade del país. El Jan Shatir es un centro comercial corriente en sus pisos inferiores y atípico en el cuarto, donde instalaron una playa con arena traída desde las islas Maldivas, en otra muestra de derroche en la construcción de la nueva capital.Distintos arquitectos aportaron el resto de los llamativos diseños que buscan atraer turismo a la ciudad. La Universidad de las Artes es una estructura azul, con forma de casco de caballo, en homenaje al animal emblemático del país. El Archivo General de la Nación tiene forma de huevo, el circo parece un ovni y la reproducción de "las siete hermanas" de Stalin, los clásicos edificios moscovitas, es un guiño al pasado soviético del país. Los edificios del aeropuerto rinden homenaje con sus cúpulas en color turquesa a la arquitectura timurí y, finalmente, la torre Baiterek, el ícono de la ciudad, representa el renacer en la mitología kazaja.

En su mirador, ubicado a los 97 metros de altura -por el año en que se fundó la ciudad-, se exhibe la impresión, en una placa oro, de una mano, que por supuesto es la de Nazarbáyev. Y ante ella hacen cola los kazajos para apoyar su mano en el molde de la de él y sacarse una foto.

Mezquita Nur Astaná, con capacidad para 5.000 fieles. Es la tercera más grande del Asia Central.
Mezquita Nur Astaná, con capacidad para 5.000 fieles. Es la tercera más grande del Asia Central. Fuente: Lugares - Crédito: Élida Bustos

Otra idea de Nazarbáyev fue la construcción del Palacio de la Paz y la Reconciliación (o de las Religiones) que concretó el estudio Foster como una pirámide de vidrio azulado. El edificio, que se construyó en 21 meses, pronto se convirtió en uno de los atractivos de la ciudad. En el tercio superior interno tiene un jardín tropical y más arriba una construcción circular, que pende desde el techo, con 60 butacas para reuniones especiales de alcurnia internacional. También cuenta con un ascensor de desplazamiento en diagonal, de los pocos que existen en el mundo.

Universidad de las Artes. Tiene la forma del casco de un caballo, como un homenaje al animal tan presente en la historia nómade del país y porque el sonido de los cascos es una presencia habitual en la música folklórica local.
Universidad de las Artes. Tiene la forma del casco de un caballo, como un homenaje al animal tan presente en la historia nómade del país y porque el sonido de los cascos es una presencia habitual en la música folklórica local. Crédito: Élida Bustos

A pesar del personalismo -o quizás a raíz de él- no hay dudas de que la principal herencia que dejará este ex presidente es haber refundado en un pequeño pueblo de provincia que languidecía, una ciudad que en 20 años llegó al millón de habitantes, es ambiciosa y dinámica y tiene todas las de ganar para transformarse en una gran capital asiática.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.