srcset

A Fondo

Locos por el rock: lo que hacen los fans para viajar a ver a su banda preferida

Carola Cinto
(0)
29 de julio de 2019  • 16:40

La primera vez que Silvia Slimmens se subió a un avión para ir a un show de los Rolling Stones tenía 30 años. En ese momento, no había Internet ni smatphones y las únicas noticias de su banda favorita le llegaban por la radio o por alguien que había podido viajar afuera.

Era 1989, los Stones hacían un show en el Orange Bowl de Miami y su programa favorito de rock anunció la noticia: iban a sortear entradas para que un afortunado pudiera estar en ese concierto. Para participar, debía mandar una carta por correo a la dirección de la difusora. Ella no mandó una, sino 2000.

Silvia Slimmens estuvo en más de 30 recitales de los Stone en diferentes ciudades del mundo
Silvia Slimmens estuvo en más de 30 recitales de los Stone en diferentes ciudades del mundo

A pesar de su esfuerzo por tentar a la suerte, Silvia no salió sorteada pero su convicción fue más fuerte y se comunicó con la empresa que organizaba el sorteo y pudo comprar su ticket que la llevaría por primera vez a vivir un recital de los Stones.

"Me contacté con la agencia y fui. Todavía Bill Wyman era el bajista. Me costó muchísimo porque tenía cosas en contra pero las fui superando y llegué", dice Silvia que exhibe su amor y admiración por la banda tanto en los muros de su casa de Sáenz Peña como en el de su Facebook.

A esa primera aventura le siguieron 32 más que la llevaron por distintas ciudades del mundo como Londres, Berlín, Santiago de Chile, Dublin, Washington y Nueva York. De cada uno de esos viajes, tiene decenas de anécdotas y aventuras que implicaron largos trayectos.

En 2006 fue una de las 1,5 millones de personas que presenciaron cómo los Stones movieron a un hormiguero de gente en Copacabana. Junto a su hijo, que en ese momento tenía 22 años, se tomaron una combi desde Camboriú -destino que habían elegido para vacacionar- y recorrieron las 20 horas que los separaban del epicentro de Río.

"Yo los adoro, son mi vida y te lo puedo asegurar. Hasta llegué a hacer locuras. Tenía trabajo y no podía decir que me iba a un recital. Así que tenía que mentir: ir a ver a un médico y pedir certificado para faltar una semana. No me importaba nada. Antes me decían que estaba loca, que no eran para mí, que me iba a verlos afuera y me gastaba un montón de plata. Bastante contras tuve en aquella época", cuenta Silvia que tiene 61 años y está armando su valija para sus próximas dos aventuras: el 1° de agosto los verá en Nueva Yersey y el 30 en Miami.

Silvia Slimmens estuvo en más de 30 recitales de los Stone en diferentes ciudades del mundo
Silvia Slimmens estuvo en más de 30 recitales de los Stone en diferentes ciudades del mundo

"Mi familia al principio me decía: 'Otra vez te vas a ver los Stones'. Siempre les digo que esta es la última gira y ya no me creen más. A esta altura ya se dieron cuenta. Anuncian sus shows y vienen y me preguntan: ¿A dónde te vas ahora?", recuerda.

Cuando se comparte, es mejor

Según un estudio realizado por el portal de venta de entradas español Ticketbis y Elkano Data, la cantidad de personas en el mundo que compraron una entrada online y que viajaron al extranjero para consumir un evento, aumentó un 80% en los últimos años.

Esto, sumado la facilidad de la comunicación en la era de las redes sociales, hizo que muchos fanáticos formaran comunidades y compartieran en grupo este tipo de experiencias.

Leonardo Sequeira con sus compañeros de recitales, en Londres
Leonardo Sequeira con sus compañeros de recitales, en Londres

Leonardo Sequeira tiene 34 años y su historia como fanático de los Stones es totalmente diferente a la de Silvia. Gracias a Internet, la compra de entradas o la ubicación en una determinada ciudad nunca fue un problema a la hora de organizar un viaje.

Cuando los Stones anuncian una gira, él hace una preselección de lugares que le interesaría conocer y elige las fechas que le permitan, en la medida de lo posible, ver dos shows en un mismo viaje. También aprovecha para googlear cuáles de esas ciudades están relacionadas con la historia de la banda para hacer algún recorrido.

"Después viene la tarea de negociar en el trabajo para conseguir esas fechas. Hasta ahora puedo decir que el tiempo estuvo de mi lado", expresa Leonardo que trabaja como administrativo de una empresa de colectivos.

Pero Internet no sólo le dio la posibilidad de armar sus propios viajes, sino también de conocer a un grupo de fanáticos como él que todos los fines de semana se reúnen en 40x5 Tributo Bar, -en el barrio de Agronomía- para tomar una cerveza y organizar viajes en grupo para ir a los shows.

El dueño del bar, Juan Ignacio Muñoz es quien se encarga de conseguir las entradas y los vips, que son pases a fiestas previas a los conciertos que el propio grupo organiza en algún lugar de la ciudad y a las que suelen asistir los propios músicos.

Leonardo Sequeira con sus compañeros de recitales, en Londres
Leonardo Sequeira con sus compañeros de recitales, en Londres

Para definir el itinerario, el grupo -que suele variar entre 20 y 40 personas- contacta a la agencia de viajes Poptour Argentina que se especializa en este tipo de recorridos y que se encarga del hospedaje, los pasajes y hasta el itinerario.

"No son viajes regulares, más allá de conocer un destino todo el viaje está centrado en vivir una experiencia. Intentamos armar una propuesta para que conozcan lugares relacionados con la temática, en este caso los Stones. También, al ser grupos con un fuerte interés en común, lo lindo es que se forman vínculos de amistad que luego persisten en el tiempo", dijo Ciro Khomassi, encargado de Marketing Digital de Poptour Argentina.

Siguiendo los pasos del ídolo

Este boom de fanáticos que viajan por el mundo también ha hecho que ciertas ciudades que no son grandes capitales del mundo, se conviertan en verdaderos centros turísticos por ser el lugar de origen de cierta banda o por tener un papel relevante en su historia.

Tal es el caso por ejemplo de Liverpool, una ciudad que es visita obligada para todos aquellos que sean fanáticos de los Beatles. Con sólo una mirada rápida en Internet, se puede encontrar varias opciones de rutas o recorridos que tienen como paradas obligatorias la casa donde nació John Lennon, el club de jazz a donde debutó el grupo y el pub a donde se juntaban a tomar una cerveza.

Algo similar sucede con Twickenham, una pequeña localidad ubicada al suroeste de Londres. Para un fanático de la banda, esta ciudad esconde perlitas como el Hotel Station, más conocido como Crawdaddy, el primer escenario que pisaron los Stones en 1963. También el pub Eel Pie Island, otro de los primeros escenarios en los que la banda tocó frente a un puñado de espectadores y a donde residieron cinco meses y lanzaron el single "Come on".

"Alucinados por haber hecho el mismo camino que los Stones hicieron en aquella época, nos dirigimos al Estadio. En medio del concierto, antes de interpretar Ride em on down, Jagger menciona los dos lugares que habíamos visitado ese día, y entre todos nos miramos y quedamos sorprendidos, ahí mismo nos dimos cuenta que estábamos donde teníamos que estar. Historia pura. Increíble", contó Sequeira quien visitó esta pequeña localidad en 2018 para ver uno de los shows de la gira "No filter".

Una gira de por vida

Si bien muchos fanáticos eligen sus vacaciones de acuerdo a las fechas de los conciertos de sus ídolos, Camila Guerrero, de 26 años, decidió hacer de su vida un permanente concierto.

Desde los 18 armó su mochila y siguió a Metallica a cada uno de los lugares en donde se presentaron alrededor del mundo: en 2012 acompañó a la banda en su gira por Europa; en 2013 hizo lo mismo por Australia, en 2014 por Sudamérica y, recientemente, volvió al Viejo Continente para seguir una gira que culminará en agosto en Alemania.

Camila Guerrero sigue las giras completas de Metallica
Camila Guerrero sigue las giras completas de Metallica

"Lo más especial de verlos afuera es sentir cómo reaccionan las distintas audiencias del mundo. Es interesante para mí porque yo vivo en Chile y hay una violencia total en cada uno de los shows. Es un sentimiento que comparto con cada persona que asiste a estos lugares", dijo.

Si bien viaja de lado a lado con otras personas para poder economizar, muchas veces tuvo que vivir en trenes, refugiarse en aeropuertos y hasta dormir en la calle para poder ahorrar un poco y gastar ese dinero en comida o traslado.

En su historial de shows, que ya lleva más de 100, recuerda con mucho cariño cuando tuvo la oportunidad de ser una de las 120 personas que presenciaron el show de Metallica en la Antártida.

Fue en 2013, cuando la banda llegó a este continente para dar un show silencioso -transmitido por auriculares- para científicos instalados en el lugar y algunos pocos fans ganadores de un concurso.

Más allá de la experiencia de un espectáculo de estas dimensiones, lo más inolvidable para ella fue la odisea que tuvo que vivir para poder llegar. Junto a los otros 20 ganadores y el equipo técnico, desembarcó en Ushuaia para navegar 24 horas hasta la base Carlini de la Antártida argentina.

En medio del recorrido, se desató una tormenta con olas que superaban varios metros de alto.

"Tuve que sobrevivir al viaje hasta allá que nos destruyó a todos. Pasamos por el famoso pasaje de Drake a donde todos nos enfermamos por la tormenta. A esto, hay que sumarle el movimiento del barco. A pesar que me vomité la vida, lo volvería a hacer mil veces más", cuenta entusiasmada.

Camila Guerrero sigue las giras completas de Metallica
Camila Guerrero sigue las giras completas de Metallica Fuente: Archivo

Seis años después, sigue su camino y -según la grilla de la banda- continuará por Finlandia. Su ferviente fanatismo hizo que sus músicos preferidos detectaran su presencia en cada uno de sus shows y que el propio Lars Ulrich -baterista y fundador de la banda- se refiriera a ella en una entrevista.

"Ella es una fan que viaja con Metallica alrededor del mundo y veo siempre su carita sonriente en primera fila en los lugares más alocados. Somos lo suficientemente afortunados para tener fans como ella, que son tan aventurados como nosotros", dijo el artista.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.