Esteros del Iberá. Son pareja y abrieron un bar con impronta guaraní