Suscriptor digital

Linda Pauwels, de San Pedro a la cabina de un Boeing 787

Es argentina y la primera latina con grado de capitán en American Airlines. Dice que, pese a la tradición masculina, cada vez hay más mujeres que aprenden a volar
Es argentina y la primera latina con grado de capitán en American Airlines. Dice que, pese a la tradición masculina, cada vez hay más mujeres que aprenden a volar
José Totah
(0)
3 de febrero de 2019  

Todavía hay pasajeros que se sorprenden o inclusive se inquietan cuando, a diez mil metros de altura, se enteran que una mujer está piloteando el avión. Las estadísticas demuestran que, por ahora, volar sigue siendo una tarea en la que predominan los hombres: según cifras de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) publicadas el año pasado, hay apenas unas 22 mujeres piloto en la aviación comercial argentina contra más de 1.600 varones (ellas representan sólo el 1,5% del total, mientras que a nivel mundial esa proporción femenina no supera el 3 por ciento).

Linda Pauwels es argentina y se convirtió en la primera latina con grado de capitán en American Airlines, que tiene 650 pilotos mujeres en sus filas (cerca del 4,5% del total). Nació en la localidad de San Pedro en 1963 y a los seis años, cuando murió su papá, se radicó en Estados Unidos con su madre, que a los 88 años sigue trabajando en el Aeropuerto de Miami. "A veces es embarrassing (embarazoso) encontrármela ahí cuando bajo del avión", se ríe la capitana.

Pauwels estuvo en los comandos del primer vuelo de American que, a fines del año pasado, inauguró la ruta directa de Buenos Aires a Los Ángeles -en donde vive la segunda comunidad de argentinos más grande de Estados Unidos-, con una frecuencia de tres veces por semana.

Viviendo en Miami, Pauwels consiguió trabajo a los 16 en una aerolínea canadiense y a esa edad empezó a sentir fascinación por los aviones, pese a que todos le avisaban que era imposible que llegara a piloto. "Siendo mujer, sin dinero ni contactos, no lo vas a lograr", cuenta que le decían. Hoy día, además de ser capitana, es check airman (supervisora o instructora de vuelo) del Boeing 787. "Una se siente inspeccionada como piloto y como check airman te miran aún más. Si no tenés el temperamento no lo hacés, es mucha exposición", afirma.

- ¿Llegar a piloto fue más difícil por ser mujer?

-Me lo advirtieron muchas veces cuando estaba empezando, pero no he sentido que haya sido más difícil sólo por eso. Actualmente hay muchas mujeres que están aprendiendo a volar. Esas oportunidades antes no existían.

- ¿Exist e algo así como una "sensibilidad femenina" para volar?

-Volar fue desde siempre un trabajo de hombres, que demandaba un temperamento masculino al que estaban asociados valores como confianza, seguridad, inteligencia y capacidad de resolver y tomar decisiones. Pienso que las mujeres, además de tener todo eso, podemos aportar lo nuestro en lo que respecta al trato interpersonal. Hoy todos los sistemas están computarizados, con lo cual tenés que cultivar la parte humana y trabajar con la gente.

Ya a los 16 años, Pauwels tenía dos trabajos para pagarse las horas de vuelo. "Manejaba monomotores, volaba lo que fuera", se acuerda. En plenos ochenta, cuando casi no había mujeres piloto, ella piloteaba un Hércules C-130 con sólo 21 años y a los 25 fue la mujer más joven en capitanear un avión comercial, un B707.

Luego, en 1988, entró en el equipo de pilotos de American Airlines y en 2000 ya era la primera capitana de origen hispano de la empresa. Hoy vive en Miami Springs, Florida, con su esposo Frederick, un piloto retirado, y tiene dos hijos. Su hermano, Walter, también es piloto de American y entró a la compañía once años después que ella.

- Se podría decir que ser piloto representa una posición de cierto poder. ¿Cómo se maneja el ego estando en esa situación, siendo responsable por todos esos pasajeros?

-Para mí no pasa por una cuestión de poder, sino de responsabilidad. La ley dicta que soy responsable por los pasajeros, la tripulación y todo lo que contiene un avión que vale casi 300 millones de dólares. La mejor forma de ejercer el poder es cuando todos saben que vos estás capacitada para la tarea que estás haciendo. Pero no hay que insistir demasiado en ese punto, no hace falta forzar ese rol. Es cierto que a veces tenés que ser más estricto, pero a mí siempre me ha quedado claro que el respeto se gana, no se merece.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?