Tradición gaucha, granja y comida orgánica en Luján

A 70 kilómetros de Buenos Aires, Rodizio Campo invita a pasar un día con asado completo, bosque aéreo para chicos, paseos a caballo y circuito mountain bike
A 70 kilómetros de Buenos Aires, Rodizio Campo invita a pasar un día con asado completo, bosque aéreo para chicos, paseos a caballo y circuito mountain bike
Alejandro Rapetti
(0)
17 de noviembre de 2019  

LUJÁN.-"Este lugar es una máquina de experiencias, mucho más de lo que el turista puede venir a buscar habitualmente en un día de campo", advierte Ricardo Annacondia, coordinador comercial de Rodizio Campo Luján, apenas se inicia el recorrida por este predio de 90 hectáreas. Una propuesta para experimentar la tradición gaucha, las costumbres campestres y su gastronomía típica, desde el tradicional asado argentino servido en espadas, empanadas y mate con pastelitos, hasta actividades en la huerta orgánica, paseos en tractor y a caballo. Pero también opciones alternativas como un circuito de mountan bike, un bosque aéreo con tirolesas y puente tibetano hasta un sector para iniciarse en el tiro con arco.

Luego de atravesar el portón principal, el día arranca a media mañana con una recepción campestre en la pulpería, con mate, pastelitos dulces y salados. Desde allí se puede visitar a pie la granja y recorrer el sector de los fogones y el palenque con los caballos.

Luego sigue una picada campestre con empanadas, fiambres y show folklórico con bombo legüero, boleadoras y danzas típicas. Todavía antes del almuerzo, puede visitarse una huerta orgánica de casi media hectárea de extensión, con sus diferentes variedades de verduras, hortalizas y plantas aromáticas.

"Tenemos muchas variedades de aromáticas, que ahuyentan los insectos y bichos de la huerta, y actúan como un pesticida natural. Después hacemos intercultivos, es decir, cultivos asociativos que se protegen entre sí. Por ejemplo, la cebolla de verdeo no deja que te llegue un pulguín en la lechuga, y así", explica Alicia Santaya, técnica química encargada de la producción orgánica de todo el campo. Un poco más allá, en el almacén pueden comprarse una lista de productos orgánicos certificados, una línea de arroces, granolas, fideos de harina integral, aceite de girasol orgánico y aromáticas de la huerta.

"Un producto orgánico está certificado por una certificadora que audita el Senasa. De esta manera garantizas la trazabilidad del producto terminado hasta el suelo, se cuida el agua y se favorece la biodiversidad. Arrancamos a principio de año, ya certificamos todo, y la idea es ir extendiéndose", explica Santaya.

La visita continúa hacia el antiguo casco de la estancia, una construcción del siglo XIX que conserva su estilo original, rodeada por un extenso parque y arboleda, donde se sirve el almuerzo. "El menú tradicional tiene aproximadamente siete cortes de carne al asador y a las espadas, la forma particular en que servimos la carne, que se termina cortando en la mesa, servicio buffet para las ensaladas y postre a la carta", detalla Annacondia.

Un poco más allá se accede al Eco campo aventura, un bosque aéreo con 300 metros de tirolesas y un puente tibetano. Las actividades incluyen también senderos para mountain bike, paseos a caballo, en carreta, y otras opciones para chicos como el cuero patín, un cuero atado a un caballo. En temporada estival se puede disfrutar también de dos piscinas. Entre los principales atractivos, sin dudas se destaca el puesto de arquería, para practicar el tiro al blanco con arco y flecha.

Otra de las curiosidades es la plantación de mostaza, un cultivo de 35 hectáreas que según aseguran, los ha posicionado como el productor más grande de mostaza orgánica de la provincia de Buenos Aires. "Si bien en la Argentina las condiciones climáticas y de suelo están cien por ciento dadas para su cultivo, por desconocimiento no se siembra. De hecho se está importando la mostaza. Es una planta de origen asiático muy resistente, que se banca tanto la sequía como el agua y tiene seis mil años de historia, una planta que ha resistido a todo", explica Santaya.

A las 15 se sirve una merienda de campo en el parque del casco, con pasteles y torta fritas. Los visitantes pueden permanecer en el campo para disfrutar del crepúsculo del atardecer.

Quienes prefieran pasar una noche de campo, pueden hospedarse en alguna de las tres Tiny Houses disponibles, unas casitas móviles ubicadas en el bosque, a escasos metros del casco principal.

"Es un concepto que está funcionando a nivel internacional, una vivienda rodante y sustentable de 23 metros cuadrados para cuatro pasajeros, con cocina y baño completo. La idea es que puedan hacer el chek in el día anterior por la tarde y luego disfrutar de la jornada de campo completa", concluye Annacondia.

PARA AGENDAR

Rodizio Campo Luján. Ruta 5, Km 71, Luján. Abre viernes, sábados, domingos y feriados, de 11 a 18. El día de campo cuesta 2500 pesos por persona, con todo incluido. Menores, de 4 a 10 años, 1350 pesos. Se reserva directamente ingresando en rodiziocampo.com. La noche de campo cuesta 6500 pesos para dos personas, incluye la cena y el día de campo completo. No se suspende por lluvia. Informes: 02323 436312 / 02323-436360 / 0810 999 22676 o por mail: turismo@rodiziocampo.com.ar.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.